GALLETAS DE PARMESANO Y NUECES

GALLETAS DE PARMESANO Y NUECES

GALLETAS DE PARMESANO Y NUECES

Estas galletas de parmesano y nueces son ideales para ponerlas en un aperitivo, para acompañar a unos embutidos o como galletas saladas para merendar o a media mañana.

Son de aquellas galletas que no puedes comer solo una, te sabe a poco y necesitas comer una segunda o una tercera, en fin que te voy a contar, lo mejor es que las pruebes y me cuentes que te han parecido.

ingredientes:

  • 80 gr de nueces peladas
  • 80 gr de queso parmesano
  • 200 gr de harina de repostería
  • 100 gr de mantequilla fría troceada
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 huevo
  • Pimienta molida
  • Sal
  • Orégano

elaboración:

La preparación de esta receta es muy sencilla, para empezar pica las nueces con un robot de cocina, si no tuvieras puedes meterlas en una bolsa de congelar y con ayuda de un rodillo, golpearlas hasta que queden trozos pequeños.

Rallar el queso parmesano y mezclar con las nueces. A continuación cortar la mantequilla en daditos y añadir el resto de ingredientes a la mezcla. Mezclar bien hasta conseguir una especie de tierra granulosa.

Guardar la masa resultante en papel film durante 20 minutos en la nevera. Mientras prelacentar el horno a 180º y poner en la bandeja de horno un papel sulfurizado.

Sacar la masa de la nevera, estirarla y dejarla de un grosor de medio dedo aproximadamente. Con un corta galletas, ves cortando la masa hasta que ya no te quede masa. Puedes ir juntando los retales, volver a estirar y volver a cortar la forma de las galletas. Si ves que la masa te cuesta de manejar porque se te ha calentado, puedes meterla unos minutos en la nevera.

Una vez cortada toda la mesa con la forma deseada, poner en la bandeja de horno, añadir por encima un pelín de sal gruesa y un poco de orégano.

Hornear 15 minutos a 180º, sacar cuando estén un poco doradas, dejar enfriar y servir.

Si te ha gustado esta receta no te pierdas la receta de las crackers especiadas.

PATATAS DUQUESA CON PARMESANO

PATATAS DUQUESA CON PARMESANO

PATATAS DUQUESA CON PARMESANO

Estas patatas duquesa con parmesano son el acompañamiento perfecto a cualquiera de tus platos de carne o de pescado. Además de bonitas quedan deliciosas y aunque la receta original no lleva parmesano, yo se lo he querido añadir para darle mi propio toque personal.

Me ha costado dar con la receta perfecta, después de cuatro intentonas por fin puedo compartirla con vosotros, y no es que quedaran mal antes, es que igual soy demasiado perfeccionista y quiero compartir con vosotros lo mejor.

La receta es una especialidad francesa y no deja de ser un puré de patatas, al cual se le agrega el huevo y se le da esta forma tan característica.

ingredientes:

  • 500 g de patatas variedad Kennebec
  • 50 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo L + 2 yemas de huevo
  • Romero
  • Pimienta y sal
  • 80 gr de queso parmesano rallado

elaboraciÓn:

Para empezar pon las patatas lavadas a cocer con piel. Cubre totalmente con agua y añade un puñadito de sal. Cuece las patatas hasta que al pincharlas con la punta de un cuchillo ves que la patata está tierna y entra perfectamente el cuchillo, el tiempo dependerá del tamaño de las patatas por eso no os lo pongo.

Escurre las patatas, deja enfriar un poco y pélalas. Ponlas en un bol grande y comienza a chafarlas con un tenedor o un prensa patatas. Ha de quedar muy bien chafada, ya que sino cuando la pongas en la manga pastelera se te va a bloquear la masa y será un desastre. Añade una pizca de sal y pimienta y el romero. A continuación añade el queso parmesano y mezcla el conjunto.

En una sartén con el fuego bajo, pon la masa y ves removiendo para que las patatas vayan perdiendo el exceso de agua. En ese momento incorpora la mantequilla, deja que se integre poco a poco, verás que la masa se vuelve más cremosita y más compacta.

Bate el huevo entero y las dos yemas juntas. Incorpora los huevos al puré y mezcla bien con ayuda de una cuchara de madera, hasta que el huevo quede totalmente integrado en la masa. A continuación pon el puré en una manga pastelera con una boquilla rizada.

Enciende el horno a 200º y en la bandeja de horno pon papel sulfurizado. Ahora ya solo has de ir haciendo la forma de las patata duquesa, puedes darle la forma que le he dado yo como flores o puedes ir girando la boquilla dándole la forma de caracol.

Una vez que acabes la masa, pon la bandeja en el horno y deja que cuezan unos 10 minutos, hasta que veas qué quedan doraditas por encima.

Ya tienes tu acompañamiento perfecto para tus platos, si te ha gustado esta receta a base de patatas no puedes perderte la receta de patatas rellenas de carrilleras.

 

ENSALADA EN TULIPAS DE PARMESANO

ENSALADA EN TULIPAS DE PARMESANO

ENSALADA EN TULIPAS DE PARMESANO

Esta ensalada en tulipas de parmesano te sirve para presentar la típica ensalada pero con un formato más bonito y llamativo. Comer ensaladas no tiene porque ser aburrido y más hoy en día que tenemos un montón de ingredientes con que les podemos dar color y sabor.

Puedes hacerlo en diferentes medidas dependiendo del molde donde lo pongas a enfriar, pero hagas como lo hagas te aseguro que les va a encantar a tus invitados.

Los ingredientes que te pongo son orientativos pero tú puedes ponerle lo que más te guste o lo que encuentres en la despensa.

ingredientes:

  • 200 gr de queso parmesano
  • 1 bolsa de brotes tiernos de ensalada
  • Tomates cherry
  • 1 cebolla pequeña
  • 8 huevos de codorniz
  • Esferas de vinagre de módena caviaroli
  • Aceite de oliva y sal

elaboración:

Para empezar precalienta el horno a 160º. Ralla el queso con un rallador de agujeros grandes y en una bandeja de horno con papel sulfurizado, forma tantos discos como comensales tengas de queso rallada, con una medida de 15 cms de diámetro.

Hornea 12 minutos hasta que el queso esté fundido y empiece a tomar color. Retira, espera unos momentos a que enfríen un poco y despégalos del papel. Colócalos sobre cuencos invertidos para darle la forma de tulipa y déjalos enfriar.

Mientras cuece los huevos de codorniz en agua salada durante 5 minutos. Refréscalos con agua, pélalos y córtalos a la mitad.

Lava los tomates y pártelos en gajos. Pela la cebolla y córtala en rodajas finas. Lava los brotes y deja que escurran bien.

Reparte en las tulipas las hojas de la ensalada la cebolla, los huevos y los tomates. Añade la sal y unos chorritos de aceite. Finalmente decora con las esferas de vinagre de caviaroli y sirve el plato.

Si buscas otros platos saludables no te pierdas la crema de espárragos verdes y calabacín o la crema de calabaza y boniato

 

risotto de champiñones

RISOTTO DE CHAMPIÑONES

RISOTTO DE CHAMPIÑONES

Este Risotto de Champiñones es una receta muy fácil de elaborar y queda espectacularmente rico. Es una idea para hacer un día que tengas invitados o cuando tengas ganas de preparar un arroz sin muchas complicaciones.

Esta vez lo he elaborado con champiñones, pero si tienes otra clase de setas también puedes sustituirlos.

Y si te gustan los risottos no te pierdas estas otras recetas: risotto verde con gambas y su salsarisotto de calabaza por los hermanos torres

ingredientes:

  • 300 gr de arroz carnaroli o arborio
  • 250 gr de champiñones frescos laminados
  • 80 gr de queso parmesano
  • 3 dientes de ajo y una cebolla grande
  • 1 L de caldo de pollo
  • 250 ml de vino blanco
  • Sal, pimienta y aceite de oliva
  • Cebollino para decorar

elaboración:

Para empezar pela la cebolla y los ajos. Pica los ajos y la cebolla rállala. Pon en una cacerola un buen chorrito de aceite de aceite de oliva y añade los ajos. Al minuto añade la cebolla y deja que poche todo y se vaya dorando a fuego medio. En otra cacerola mientras, pon el caldo de pollo a calentar.

Cuando la cebolla y el ajo comiencen a dorarse, agrega los champiñones para que se vayan haciendo poco a poco. Añade un poco de sal y pimienta. Cuando todo coja un tono dorado, añade el arroz y que cueza 3 o 4 minutos sin dejar de remover. A continuación añade el vino blanco y remueve bien el arroz con el resto de ingredientes. Deja que se consuma el alcohol y sigue moviendo.

Cuando reduzca el vino, añade un par de cucharones del caldo caliente y listo para que no se corte la cocción. No pares de mover el arroz, porque lo que nos interesa es que suelte todo el almidón. Vas a ir añadiendo el caldo como te he explicado antes, osea un par de cucharones y mover hasta que se consuma, así hasta agotar el caldo.

En este punto pruébalo y comprueba que el arroz esté en el punto exacto de cocción, si ves que te ha quedado duro y ya no te queda caldo, pon a calentar rápidamente un poco de agua y haz el proceso anterior. Retira el arroz del fuego y ralla por encima el queso parmesano, removiendo bien para que se mezcle con el resto de ingredientes y se funda con el calor. Risotto de Champiñones

Ya es el momento de servir y si quieres puedes ponerle por encima a cada plato, un poco de parmesano rallado por encima y un poco de cebollino cortado.

LASAÑA DE PATO Y SETAS

LASAÑA DE PATO Y SETAS

LASAÑA DE PATO Y SETAS

Esta lasaña de pato y setas queda espectacular, ya sé que siempre os digo lo mismo pero es que no deja de sorprenderme hacer platos y que queden tan ricos. Para que os hagáis una idea, a mi hija no le gusta la lasaña y en este caso me ha dicho que la he de hacer muchas veces más.

Esta lasaña de pato y setas es bastante rápida de elaborar, ya que el pato ya lo tenemos cocinado, así que nos ahorramos un paso.

La receta que os doy es para cuatro personas, pero podéis incrementar los ingredientes en función de los comensales.

INGREDIENTES:

  • 2 muslos de pato en confit
  • 1 cebolla pequeña
  • 4 ajos negros de los quesos de mi tio 
  • 1 paquete de placas de lasaña
  • Queso rallado enmental
  • 1 tarro de crema de trufa blanca y parmigiano de la marca Tartufi (opcional)
  • 1 tarro de 15 gr de ceps (boletus) deshidratados
  • 20 gr de mantequilla
  • 1 litro de leche
  • 1 cucharada sopera de maicena
  • Sal, pimienta y nuez moscada

elaboración:

Para empezar pon las setas a hidratar, también puedes usar setas frescas si lo deseas, este paso lo has de hacer una hora antes por lo menos y también puedes hacerlo la noche anterior si te acuerda.

Pela y corta la cebolla. Pela y corta los ajos negros y sofríelos junto a la cebolla con tres cucharadas de aceite, reserva. A continuación quita toda la carne del confit de pato y pícala bien con un cuchillo o con un robot de cocina. Cuando los ceps estén hidratados (no tires el agua) , pícalos y júntalos con el pato y en la sartén donde has pochado la cebolla, saltea todo junto y añade un vaso del agua de los ceps (ojo cuélalo antes).

Ahora hacemos la bechamel, para eso pon la leche en una cazo menos un vaso, que lo reservaremos. Pon el cazo al fuego y añade la sal, la pimienta y la nuez moscada. Deja que llegue a ebullición y mientras en el vaso reservado, añade la maicena y remueve. Añade a la leche medio bote de crema de trufa (es opcional) y el vaso de maicena. Remueve con unas varillas constantemente, hasta que espese y quede la consistencia deseada. Puedes también añadirle un poco de agua de los ceps para que la bechamel tenga también sabor.

Pon las placas de lasaña en remojo si es necesario, mirar las instrucciones del fabricante antes y seguirlas.

MONTAJE:

En un recipiente para horno, pon una capa de placas de lasaña y a continuación una capa de la mezcla del confit de pato. Cubre con una capa de la bechamel y repite esta operación dos veces. Finalmente acaba con una capa de placas de lasaña y la bechamel encima. Reparte por la superficie el queso rallado.

Introduce en el horno durante 15-20 minutos dependiendo de como te guste de gratinado y tostado el queso.

Y ya tenéis un plato diez para consumir ¿a que es fácil?

Pues si te gusta el pato no te pierdas otras sugerencias como este arroz con pato, foie y boletus o confit de pato con manzana

CROQUETAS DE CALABAZA Y PARMESANO

CROQUETAS DE CALABAZA Y PARMESANO

CROQUETAS DE CALABAZA Y PARMESANO

No puedes imaginarte que receta fácil y deliciosa te traigo con estas croquetas de calabaza y parmesano. Es una receta ideal para preparar como receta navideña, aperitivo, para comer con amigos y también como capricho de otoño.

Esta receta se la vi a mi querido amigo Juan Gurgui y no pude evitar poner a hacerla. Y es que uno uno de los ingredientes que más me gustan en otoño es la calabaza, sin duda. Si además le pones queso, yo que me considero medio ratona, pues ya son las croquetas mejor del mundo mundial. ¿Y tú que opinas? Supongo que si has llegado hasta aquí es porque a ti también te gustan los ingredientes.

ingredientes:

  • 500 gr de calabaza
  • 70 gr de queso parmesano rallado
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 huevos
  • 1 cc de jengibre
  • Harina
  • Pan rallado
  • Aceite, sal y pimienta

elaboración:

Para empezar pela y limpia la calabaza. Córtala a daditos y reserva. Pela y corta la cebolla y el ajo. En una sartén con un chorrito de aceite, sofrie la lalabaza, la cebolla y el ajo. Añade la sal, la pimienta y la cucharada de jengibre molido. Retira cuando la calabaza ya esté blanda y añade el queso parmesano. Mezcla todo bien y deja enfriar, yo lo he dejado de un día para otro en la nevera.

Al día siguiente monta la croquetas, para ello haz bolas y pésalas para que todas sean del mismo tamaño. Yo suelo hacerlas de 20 gr., pásalas por harina, huevo batido y finalmente por pan rallado.

Una vez que ya las tengas todas montadas y rebozadas, solo te queda freírlas. Para ello, pon una sartén con aceite bien caliente. Dóralas por todos los lados y resérvalas sobre papel absorbente. Deja que se enfríen ligeramente, por lo menos unos diez minutos, para que se asiente la masa. Después ya están listas para consumir y maravillar a tus invitados.