CORNUCOPIA ITALIANA

CORNUCOPIA ITALIANA

CORNUCOPIA ITALIANA

Esta receta de la famosa cornucopia italiana es un postre siciliano que Pino Cuttaia, chef de dos estrellas Michelin Pino Cuttaia del restaurante La Madia, nos ha enseñado a elaborar. Pude disfrutar de la Authentic Italian Table, organizado por la Cámara de Comercio Italiana de Barcelona dentro del proyecto True Italian Taste, promovido y financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores Italiano y de la Cooperación Internacional para la promoción de los productos italianos 100% auténticos.

La cocina de Cuttaia es, de hecho, una cocina que reinventa y transforma los recuerdos en platos perfectos para celebrar las estaciones y los símbolos de la historia gastronómica de Sicilia.

Para elaborar esta receta vas a necesitar unos conos de aluminio.

ingredientes para la masa:

  • 100 g de harina
  • 10 g de manteca de cerdo
  • 10 g de azúcar
  • canela en polvo
  • cáscara de naranja
  • 20 g de vinagre de vino tinto
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • una yema de huevo
  • azúcar en polvo
  • aceite para freír

ingredientes para el relleno:

  •  250 g de ricotta de leche de oveja
  • 60 g de azúcar

ingredientes para decorar:

  • Naranja confitada
  • Pistachos Raffadali picados
  • Flores y brotes

elaboración de la curnocopia italiana:

Para empezar has de preparar el relleno, para ello mezcla la ricotta con el azúcar. Tamízalo y déjalo enfriar unas horas en la nevera.

Para preparar la masa, primero tamiza la harina con una cucharada de cacao y la canela. Mézclalo y añade el vinagre, azúcar, un poco de cáscara de naranja rallada y manteca de cerdo. Amasa vigorosamente hasta obtener una masa suave y homogénea. Envuelve en papel film y deja reposar una hora a temperatura ambiente.

Cuando la masa ha descansado, extiéndela con un rodillo o con una máquina de estirar pasta hasta que consigas una hoja bastante delgada (1,5 mm aproximadamente) y cortar en forma de  óvalos. Engrasa los conos con aceite o mantequilla y envuelve con la masa que hemos cortado. Finalmente sella el borde con una pincelada de yema.

Pon aceite en una olla profunda y fríelos a  180°C hasta que queden dorados. Una vez dorados pasarlos a un plato con papel absorbente y dejar enfriar. Una vez fríos saca los conos de metal del interior.

Para la presentación rellena la masa con el relleno de ricotta. Decora con la ralladura de una naranja y los pistachos picados. También puedes añadir algún que otro brote o flor comestible.

Si te ha gustado esta receta no puedes perderte otra que elaboré para la cámara italiana de rigatoni con tomate, albahaca, olivas negras y bacalao confitado.

 

RAVIOLIS DE CALABACIN CON ALGA MAR Y GAMBAS

RAVIOLIS DE CALABACIN CON ALGA MAR Y GAMBAS

RAVIOLIS DE CALABACIN CON ALGA MAR Y GAMBAS

No me digáis que estos raviolis de calabacín con alga mar y gambas no son ideales para un aperitivo. Además de súper sanos, es un entrante nada pesado para poner en días festivos, Navidad o cuando el segundo plato es un poco más copioso.

Veréis que en mi web tengo otra receta muy similar de raviolis de calabacín, pero esta vez he querido variarlo con las algas de Laduc.

INGREDIENTES PARA LOS RAVIOLIS DE CALABACin con alga mar y gambas:

  • calabacín
  • 200 gr de queso ricotta
  • 150 gr de salmón ahumado
  • 150 gr de gambas cocidas
  • 50 gr de alga mar
  • Piñones
  • Pimienta rosa

INGREDIENTES PARA EL pesto de wakame:

  • 50 gr de hojas de albahaca
  • 50 gr de alga wakame
  • 200 gr de queso parmesano rallado
  • 80 gr de piñones
  • 2 dientes de ajo
  • 160 ml de aceite de oliva
  • Sal y Pimienta

ELABORACIÓN DEL PESTO DE WAKAME:

Para empezar pela los ajos y córtalos por la mitad, quítales el germen central. Separa las hojas de la albahaca del tallo, lávalas y sécalas bien, es importante quitarles toda el agua para evitar que el pesto cambie de color y quede feo.

Tuesta los piñones en una sartén sin aceite y añádelos junto a los ajos, el queso rallado, las hojas de albahaca y wakame, en el vaso de la túrmix.

Añade al vaso la mitad del aceite de oliva y tritura hasta que quede todo bien integrado y no queden trozos de piñones.

Finalmente añade el resto de aceite y vuelve  a triturar. Ya esta listo para su consumo, pero si quieres puedes guardarlo en la nevera en un tarro de cristal bien cerrado.

ELABORACIÓN DEL RAVIOLI DE CALABACÍN:

Para empezar corta las lonchas de calabacín muy finas, puedes ayudarte de una mandolina para que te queden todas del mismo grosor.

Si no tienes vaporera pon una cacerola con agua, llévala a ebullición y pon un colador que se sujete en los bordes de la cacerola, la verdura dentro del colador y tapa para que se cocine al vapor. Es muy importante que el colador no toque el agua porque sino no haría el efecto del vapor. Si te quedas sin agua, vuelve a rellenar con agua muy caliente para no cortar la cocción. Deja hervir durante 15 minutos, retira del fuego y deja airear un par de minutos.

Si tienes un robot de cocina usa el método tradicional, agua hasta la señal que te indique el robo y programa de vapor durante 10 minutos.

Mientras en una sartén tuesta los piñones y en una cacerola pon el alga a cocer en agua hirviendo unos diez minutos. Finalizado el tiempo de cocción, cuela el alga y procura que no te quede nada de agua.

Ahora corta las gambas y el salmón a daditos. Mezcla los piñones, el alga, las gambas y el salmón con el queso ricotta y reserva.

Pasados el par de minutos ya habrá finalizado la cocción del calabacín, deja que se airee un poco y pierda el calor.

montaje:

Extiende con cuidado las lonchas de calabacín y ponlas en forma de cruz, en el centro pon una cucharada de café del relleno.

Cierra el ravioli del calabacín de la siguiente manera,  primero las tiras horizontales y luego las verticales.

Pones en el plato el ravioli y salseas con el pesto de wakame, finalmente ralla unos piñones por encima, pon unos brotes verdes y pimienta rosa molida.

Ya tienes listos estos ricos y deliciosos raviolis de calabacin con alga mar y gambas, ahora solo has de disfrutarlos y si te han gustado no te olvides de compartirlo conmigo.

CREMA DE MAÍZ DULCE

CREMA DE MAÍZ DULCE

CREMA DE MAÍZ DULCE

Esta crema de maíz dulce además de ser una receta muy sencilla, es tremendamente deliciosa. Hace tiempo que tenía ganas de hacer esta receta y es que he de confesar que el maíz me encanta, en ensalada, con huevos a horno o en fajitas mejicanas.

La crema de maíz es una receta que puedes hacer tanto en verano como en invierno, porque de las dos maneras queda fabulosamente bien. Además es una receta que les gusta tanto a niños como mayores.

Y ahora sin más vamos a la elaboración, ya verás como te va a encantar y la harás más de una vez, como me ha pasado a mi también.

ingredientes:

  • 2 mazorcas de maíz dulce
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tallo de apio
  • 1 cebolla tierna mediana
  • 250 ml de nata de cocinar
  • 800 ml de agua
  • 1 rama de tomillo fresco
  • Ricotta y rabanitos para decorar
  • Aceite, sal y una pizca de pimienta

elaboración:

Para empezar pon en una olla un chorrito de aceite. Limpia y pica el ajo, el apio y la cebolla. Saltea a fuego lento junto con la rama de tomillo, durante diez minutos.

Mientras quita los granos de maíz del tronco, para ello ponlas en vertical y con ayuda de un cuchillo corta en tiras anchas. Pasados los diez minutos anteriores, añade el agua y los troncos de maíz a la cacerola. Lleva a ebullición y baja el fuego, cocina durante 20 minutos más.

Finalizado el tiempo, retira los troncos del maíz, añade los granos de maíz y la nata de cocinar. Salpimenta y deja que cocine todo junto otros diez minutos. Finalizado el tiempo, retira la rama de tomillo y con ayuda de una túrmix, tritura toda la mezcla hasta que quede una crema sin grumos.

Con ayuda de un pasapuré o un colador, cuela la crema para que quede más fina y más agradable al paladar.

Como te he dicho antes puedes servirla fría o caliente la crema, así que tú decides si finalmente quieres emplatarla en este momento o esperarte a que esté fría para hacerlo.

Pon la crema en un plato hondo y decora con una cucharada de ricotta, con unos granitos de maíz y unas rodajas de rábano.

Ya me dirás que os parece esta rica elaboración y si te ha gustado, estoy deseando ver vuestras opiniones.

RAVIOLIS DE CALABACíN

RAVIOLIS DE CALABACíN

RAVIOLIS DE CALABACíN

Estos raviolis de calabacín quedan deliciosos para un aperitivo y también si quieres hacerlos como primer plato en una comida. Yo suelo ponerlos en los días de Navidad y así añado algo de verdura al menú festivo.

Esta receta fue una de las que hice en el taller de Navidad y a los asistentes les encantó, después algunos lo hicieron en su casa.

Ingredientes para los raviolis de calabacín:

Ingredientes para el chutney de fresas:

  • 500 gr de fresones limpios
  • 65 gr de cebolla morada
  • 20 gr de jengibre fresco
  • 115 gr de azúcar moreno
  • ½ cucharadita de canela
  • 4 clavos
  • 12 cucharadita de cinco pimientas
  • 50 gr de vinagre de cava o manzana
  • 25 gr de vinagre de Módena
  • 65 gr de agua
  • 5 gr de sal 

Elaboración del ravioli de calabacín:

Para empezar corta las lonchas de calabacín muy finas, puedes ayudarte de una mandolina para que te queden todas del mismo grosor.

Si no tienes vaporera pon una cacerola con agua, llévala a ebullición y pon un colador que se sujete en los bordes de la cacerola, la verdura dentro del colador y tapa para que se cocine al vapor. Es muy importante que el colador no toque el agua porque sino no haría el efecto del vapor. Si te quedas sin agua, vuelve a rellenar con agua muy caliente para no cortar la cocción. Deja hervir durante 15 minutos, retira del fuego y deja airear un par de minutos.

Si tienes un robot de cocina usa el método tradicional, agua hasta la señal que te indique el robo y programa de vapor durante 10 minutos.

Mientras en una sartén tuesta los piñones, al finalizar añade el jamón ibérico y unas cucharadas de queso ricotta. Mezcla todo bien.

Pasados el par de minutos que dejamos airear el calabacín, extiende con cuidado las lonchas de calabacín y pon en el centro la mezcla anterior.

Cierra primero las tiras horizontales y luego las verticales.

Pones en el plato el ravioli y salseas con el chutney de fresa, trozos de fresa y pimienta rosa.

Para preparar el chutney de fresa:

Pela y pica en brunoise (daditos) la cebolla morada, corta el jengibre en dos trozos.

Limpia las fresas, lávalas con agua y retira el pedúnculo. Córtalas en dados y ponlas en una cazuela junto con todos los ingredientes y mezcla bien. Enciende el fuego a temperatura alta y cuando comience a hervir baja la temperatura a media-baja con la tapadera puesta sin encajar. Mueve de vez en cuando y reduce hasta que te quede textura de mermelada, no dejes que reduzca demasiado porque al enfriar queda más espesa.

Una vez hecho el chutney, retira el jengibre y deja enfriar a temperatura ambiente, puedes ponerlo en un tarro de cristal y guardarlo en el frigorífico hasta su uso.