ZEBRA CHEESECAKE

ZEBRA CHEESECAKE

ZEBRA CHEESECAKE

Esta tarta de zebra cheesecake te va encantar. El nombre de esta tarta se debe al dibujo que se hace al montar la tarta,  simulando las rayas de una cebra. Pero no nos engañemos, no deja de ser una tarta de queso y chocolate.

Una receta muy fácil y rápida de elaborar, que además queda muy vistosa. Si tienes invitados y quieres sorprenderlos, no dejes de hacer esta tarta tan especial.

Ingredientes:

  • 250 gr de queso mascarpone
  • 50 gr de mantequilla
  • 100 ml leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 6 huevos
  • 60 gr de harina de trigo
  • 20 gr de maicena
  • 120 gr de azúcar glass
  • 12 g de cacao en polvo

Elaboración de la masa:

Separamos las yemas de las claras. Ponemos la claras en el robot con la cuchilla batidora y montamos las claras. A medio montar le añadimos el azúcar glass tamizado. Reservamos este merengue en otro bol.

Lavamos la cuchilla y el cubo y ponemos el queso mascarpone con la mantequilla y la leche, le damos velocidad hasta que quede todo batido. A continuación añadimos el extracto de vainilla y seguimos batiendo. Por la boquilla del robot añadimos las yemas de los huevos una a una, esperando que se vayan integrando en la masa.

Incorporamos la harina y la maicena y seguimos batiendo hasta que quede una masa fina y sin grumos.

Ponemos en un bol la mitad de la masa, y a la que queda en el robot le añadimos el cacao y le damos velocidad para que quede bien integrado y totalmente teñida.

A continuación ponemos la mitad del merengue en cada una de las masas y con movimientos envolventes vamos integrando el merengue en la masa. Este paso es mejor hacerlo manual, porque yo intenté hacerlo con el robot y el merengue se me bajó. Ha de quedar una masa inflada porque coge el aire del merengue.

MONTAJE DE LA TARTA:

Con un cazo ponemos en el centro del molde que irá al horno un cucharón de la masa color crema y a continuación ponemos justo en el centro (encima de la masa anterior) otro cucharón pero de la masa de color chocolate, y así continuamente hasta que nos quedemos sin masa. A medida que vamos poniendo las masas, una encima de otra, se van expandiendo hasta llegar a los topes del molde, así que no movaís el molde para nada porque sino no quedará el efecto de rayas.

Precalentamos el horno a 160º.

Ponemos en la mitad de la bandeja del horno, el molde con la tarta y llenamos la bandeja del horno con agua hasta arriba. La idea es hacerla al baño María.

Horneamos 50 minutos y cuando lleve 25 minutos lo tapamos con papel de aluminio hasta los 50 minutos.

Finalmente dejamos reposar en la nevera.

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *