PULPO CON PARMENTIER

PULPO CON PARMENTIER

PULPO CON PARMENTIER

Esta receta de pulpo con parmentier es una receta que la hago mucho en casa porque siempre triunfa. En navidad la suelo hacer con patata violeta para darle un toque diferente, pero durante el resto del año aprovecho la patata que tengo en casa para elaborarla. No necesitas que sea un día especial para prepararlo y hoy que es domingo pienso prepararlo de aperitivo porque después prepararé un arroz caldoso de bogavante y este aperitivo le va que ni pintado.

INGREDIENTES:

  • 1 pata de pulpo cocido
  • 500 gr de patatas
  • Nata de cocina
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN CON ROBOT:

Para empezar si tienes robot pon agua en el robot hasta la marca de 0,7 l y coloca en el robot de cocina el cesto de vapor, añade  las patatas peladas y cortadas en él. Programa de vapor P1.

Vaciamos y limpiamos el robot, ponemos la cuchilla ultrablade.

ELABORACIÓN SIN ROBOT:

Si no tienes robot también puedes asarlas en el microondas, para ello córtalas a dados pequeños y ponlas en un plato sin que se amontonen, tapa con papel film y programa unos tres minutos, comprueba la textura y si es necesario dejar más tiempo.

EN AMBOS CASOS:

Añade la nata, un chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta al gusto y tritura hasta conseguir la textura deseada. La cantidad de nata será a vuestro gusto dependiendo de si os gusta más o menos densa la parmentier. Yo recomiendo ir agregándola poco a poco  hasta ver que la textura sea la idónea.

Ponemos en vasitos  la parmentier y cortamos el pulpo a rodajas, pinchar en un palillo y apoyar sobre la crema.

En el microondas calentar un buen chorro de aceite, una vez caliente añadir el pimentón y mover, dejar infusionar unos minutos.

Finalmente rociar el pulpo con sal maldón y el aceite con pimentón.

¿Verdad que es una receta fácil? Pues si te gustan las recetas con pulpo no puedes perderte esta receta de marmitako de pulpo

UN VIAJE POR EL BAGES

UN VIAJE POR EL BAGES

UN VIAJE POR EL bages

Un viaje por el Bages es la tercera y última parte de mi viaje con Catalunya Experiences si quieres ver las anteriores no te pierdas Un viaje por Osona y Un viaje por l’Empordà. Un grupo de Foodies pudimos recorrer parte de las marcas turísticas de Costa Brava y Provincia de Barcelona, observar y saborear las diferencias del territorio y su gastronomía.

UN VIAJE POR EL BAGES:

El Bages es una comarca situada en el centro de Cataluña, forma parte de la provincia de Barcelona, limita con la provincia de LLeida y su capital es la ciudad de Manresa.

Un viaje por el Bages es un viaje al corazón de la Cataluña Central, tal vez lo que más se conozca de esta zona sea el santuario religioso de Montserrat, pero su territorio está lleno de pueblos encantadores, antiguos castillos, monasterios románticos, viñedos, bodegas, masias y barracas de piedra. Es un viaje en el tiempo con infinidad de historias de caballeros, cultivos, peregrinos y a tan solo una hora de Barcelona.

Comienza nuestro viaje…

oller del mas:

Comenzamos nuestro viaje por el Bages visitando Oller del Mas que forma parte de la Denominación de Origen Pla de Bages, una zona privilegiada, rodeada de montañas como Montserrat, o el Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac.

La familia Margenat son los herederos de una historia milenaria, muestra de ello se ve en su  escudo familiar en el que aparecen tres ollas de oro sobre un fondo rojo. Y es que Oller, significa “el que hace ollas”. Por esto, en medio de los viñedos hay un horno de piedra seca del siglo XIII, un horno que han vuelto a encender recientemente para volver a hacer nuevas ollas con la tierra de la finca.

Los viñedos del Oller del Mas tienen más de 1000 años de historia y se encuentran situados alrededor del castillo medieval del siglo X. Dentro se respira el paso de la historia entre caballeros, nobles, religiosos y maestros artesanos,  por donde también pasó San Ignacio de Loiola, en el siglo XVI, en su peregrinaje hasta Jerusalem. El castillo fue restaurado entre los años 1981 y 2008.

De la historia de dicho lugar pasamos al presente visitando en 4×4 la finca, con panorámica de los viñedos de Macabeo y Cabernet Frank, el río, el castillo, sus vistas a la montaña de Montserrat desde la torre del castillo.

Les espera un futuro prometedor ya que en breve comenzarán unas nuevas obras, unos bungalows sostenibles integrados en los viñedos y el bosque, además de una hípica, un spa, una aula de interpretación de la naturaleza, una ampliación de la bodega actual, una tienda-museo y la expansión de la zona deportiva con una nueva propuesta gastronómica.

el vino:

La proximidad a las montañas de Montserrat les ayuda haciendo de pantalla, evita que entren los vientos suaves procedentes del mar y genera un microclima continental que favorece a la maduración de la uva. También la escasez de lluvias y el suelo franco-arcilloso y calcáreo, permite hacer vinos excelentes, impregnados por las notas balsámicas de la lavanda y el tomillo, dos plantas aromáticas muy presentes en los bosques que rodean los viñedos.

Oller del Mas lo tiene claro, con sus 600 hectáreas de cultivo tienen suficiente para hacer su propio vino, de esta manera las mejores uvas se usan para tal fin, sin usar uvas procedentes de otros viñedos, de esta manera solo pueden tener producciones muy limitadas que expresan el terroir y la propia identidad.

Especial Picapoll: 

Un vino complejo donde la picapoll negro hace que en nariz tenga unas notas sutiles a frutos rojos y unos toques especiados y flores procedentes del envejecimiento en barricas de roble francés. En boca es delicado con estructura, marcado por una acidez equilibrada, con un final largo y amable.

Premiado como el mejor vino catalán el Picapoll Negro 2015, además de otros premios como al mejor vino tinto y al mejor vino de variedades recuperadas, ya que la bodega recuperó la variedad Picapoll Negro en 2006 cuando encontró unas cepas abandonadas y su propietario decidió además de recuperar esta variedad, hacer un gran vino con esta variedad.

Otros vinos: 

Arnau Oller, Bernat Oller y Petit Bernat

món sant benet:

Tomamos rumbo hacia Sant Fruitós de Bages, nuestro destino nos estaba esperando en Món San Benet, un conjunto único donde se encuentra el monasterio medieval. Nos alojamos en el hotel que lleva el mismo nombre, moderno y confortable, situado a pocos metros del Monasterio y rodeado por un entorno natural con montañas, caminos y huertos.

Tuvimos el tiempo justo para ducharnos y bajar a su restaurante. El Estrella Michelin Restaurant l’Ó, sinceramente es el restaurante que más me gustó  y sorprendió de la ruta, por eso te dejo el enlace especial a mi artículo.

Su chef Jordi Llobet propone una cocina evolutiva, donde fusiona modernidad y tradición, basándose en la memoria, la creatividad y el producto.

bodega abadal:

Al día siguiente visitamos la Bodega Abadal con más de 8 siglos de historia, y que nació con el compromiso de expresar con sus vinos la singularidad de la tierra

La bodega Masies d’Avinyó la fundaron en el año 1983, controla un total de 127 hectáreas de viñedo propias y de otros campesinos, plantadas las variedades blancas chardonnay, sauvignon blanc y picapoll, y las tintas cabernet sauvignon y franc, sumoll, tempranillo, merlot, syrah y mandó. Con este fruto elaboran diez vinos bajo la marca Abadal, algunos de los cuales se encuentran entre los mejores de la denominación de origen y han sido reconocidos en varios concursos internacionales.

Los viñedos están distribuidos en terrazas a diferentes niveles, se nutren de un terreno de arcilla y piedra calcárea que, sumado a la proximidad del bosque aporta expresividad y complejidad a sus vinos. Durante el recorrido por éstos, descubrimos las barracas de viña, las más antiguas datan de 300 años atrás y, las más modernas, de mediados de siglo XIX.

La masia se encuentra rodeada de viñedos, hablamos de una construcción del siglo XII, por lo que os podéis hacer una idea de su belleza y la antigüedad de sus estancias, todo perfectamente conservado como antaño. La primera prueba documental de su existencia data del año 1199.

obaga l’agneta de sergi càmara

Tras la visita de la bodega ponemos punto final a nuestro viajE visitando la finca de Oleoturismo Obega l’Agneta, donde el catador oficial del Panel, Sergi Càmara nos estaba esperando.

La finca dispone de un amplio catálogo de la arquitectura popular de la piedra seca: 10 barracas de viña, una tina, un pozo de hielo, varias obras hídricas y kilómetros de paredes de piedra seca, algunas de la Edad Media.

Empezamos viendo los olivos más antiguos y nos trasladamos a una de las barracas de la viña, donde nos explica su antigua función y una historia muy curiosa de unos antiguos ocupantes de la barraca, tendréis que visitarla para saber de que se trata.

Actualmente la finca dispone de 5 hectáreas de olivos de las variedades Verdal Manresa, Corbella y Vera, 3 hectáreas son de plantación y el resto se encuentran en los márgenes de las parcelas de los campos de cereales.

La recogida de aceitunas las realizan con pintas neumáticas para poder tratar con mayor respeto al árbol y al fruto, y se transportan al molino en menos de 24 horas.

la cata:

En mitad de la finca y bajo árboles nos encontramos una gran mesa donde Sergi nos tenía preparada una cata de aceite. Nos encontramos para cada catador cuatro vasos azules tapados con un platito de cristal y una manzana. Para nuestro asombro la manzana es el elemento para limpiar el paladar en una cata de aceite. Así descubrimos su aceite virgen extra Ó de Umbría, combinación de las aceitunas de la variedad Corbella y Verdal Manresa, un equilibrio perfecto, afrutado, con toques amargo y medio picante al tragarlo, con aromas a alcachofa, hinojo y almendras.

Finalmente pudimos degustar los platos que el equipo de Gastrolonia nos tenían preparados, el broche final a un gran viaje.

FINAL DEL VIAJE POR EL BAGES:

Y aquí finaliza esta gran experiencia, donde he aprendido cultura, historia, tradiciones, gastronomía. He descubierto rincones que desconocía de mi tierra y que me han enamorado, sé que volveré a visitarlos porque detrás de cada parada que realizábamos se encontraban proyectos respaldados por grandes personas, con ilusión, emprendimiento y sacrificio.

No quiero pasar por alto dar las gracias a la oportunidad que me han brindado Catalunya Experience y a Tryptic Comunicació y felicitarlos por la gran organización, profesionalidad y eficiencia.

 

UN VIAJE POR L’EMPORDÀ

UN VIAJE POR L’EMPORDÀ

Un viaje por l’Empordà es un viaje lleno de sensaciones, sabores, olores, colores. Un viaje que se transforma de un lugar a otro, que te enseña las tradiciones de nuestra tierra, que absorbes la sabiduría de sus gentes y sobretodo que te contagias de esa pasión por la tierra y la naturaleza.

Hace apenas una semana que me sumaba a un pequeño grupo, gracias a Catalunya Experience, a descubrir una pequeña parte de Cataluña y no ha dejado de sorprenderme que a pesar de pensar que conozco el país en el que vivo, me ha resultado ser un desconocido. Me han creado una necesidad, querer conocer más a fondo las historias que hay detrás de esos viñedos, de los campos de cultivo o de las empresas ganaderas.

Me he contagiado de ese espíritu que algunos jóvenes emprendedores le ponían a sus proyectos, de su entusiasmo y su energía. Vuelvo maravillada de la sabiduría de los mayores, de su lucha en el campo por ofrecer un producto de primera a cambio de mucho sacrificio y dejando su legado a otras generaciones.

Vengo enamorada de este viaje y por eso quiero detallaros su recorrido, paso a paso y fragmentando esos cuatro días tan intensos y a la vez tan enriquecedores.

un viaje por l’empordà:

L’Empordà es una comarca de Cataluña, situada en la provincia de Girona. Se halla dividida en cuatro comarcas  administrativas como son el Alt i Baix Empordà, el Pla de l’Estany y el Gironés.

Su gastronomía está influenciada por su naturaleza, tanto por la zonas interiores de secano, como los bosques de montaña, las marismas de los deltas y también por su cercanía al mar. Por eso podemos encontrar buenos vinos, aceites, embutidos, verduras, pescados…

can moragues:

La primera parada la hacemos en Can Moragues , es una casa de campesino histórica, entre los núcleos de Riudarenes y Santa Coloma de Farners, en la Plana de la Selva. Dispone de un espacio muy amplio con varias hectáreas, donde se hacen varias actividades lúdicas, formaciones, e incluso producción de mermeladas y conservas.

Can Moragues es además un proyecto socio-ambiental que surge de la unión entre la Fundación Emys y la Fundación Astres para promover una agricultura de alto valor natural y de proximidad, ofreciendo oportunidades a las personas de colectivos vulnerables del territorio. Desde el año 1987 la Fundación Emys trabaja para la conservación de la naturaleza, especialmente de las zonas húmedas y de la tortuga de estanque que está en peligro de extinción (actualmente sólo queda una especie de las siete que había inicialmente) , mediante el estudio, gestión, conservación y divulgación del patrimonio natural y cultural.

los productos can moragues:

Dentro de Can Moragues puedes encontrar un obrador ecológico de mermeladas y productos de proximidad,  elaborados con fruta y verdura ecológica de productores que conservan la naturaleza mediante practicas sostenibles de gestión del territorio y del medio ambiente. Para elaborarlos pelan artesanalmente frutas y verduras frescas con personas del territorio en riesgo de exclusión social y/o con discapacidad para obtener unas mermeladas y salsas sostenibles a nivel social.

la ratafia:

Tuvimos la oportunidad de tener una experiencia sensorial y una cata de ratafia gracias a La Sobirana, descubrimos sus plantas y los aromas que se encuentran en el licor.

La ratafia es uno de los licores macerados en aguardiente de la zona. La mezcla de nueces tiernas hierbas, frutas y especias hace que el licor tenga diferentes tonalidades.

La historia cuenta que tres obispos reunidos para conseguir ponerse de acuerdo, pidieron algo de beber al casero. Él les ofreció una bebida sin nombre y los obispos decidieron bautizarla con el nombre inspirado en la firma del trato, rata fiado (queda firmado).

En el siglo XVIII en las masias además de aprovechar las muchas plantas que tenían en su entorno para sus diversos usos: culinario, aromático o también medicinal, se empieza a hacer una forma de conservación de las propiedades de estas plantas a través del alcohol.

La ratafia es una evolución de otros licores más antiguos  (ya que tiene unos 300 años aproximadamente) con maceraciones en base vino. Al vino que quedaba agrio le ponían estas hierbas para que quedara más bueno. El aguardiente se acaba popularizando y convirtiéndose en lo que conocemos hoy como ratafia.

sergi de meià:

Después de hacer la cata de ratafia pasamos a la comida que nos estaba preparando Sergi de Meià. Este cocinero fue premio nacional al cocinero joven del año de la Academia Catalana de Gastronomía el año 2009, Presidente de la Fundació Institut Català de la Cuina y miembro del movimiento Slow Food. Es un icono de la cocina ecológica de proximidad y con tradición en Cataluña.

Poner en valor las recetas catalanas tradicionales, la cocina ecológica de proximidad y el origen del producto ha sido uno de sus principales objetivos y dedicaciones en los últimos años. Sergi entiende la comida como un placer pero destaca la importancia de tomar conciencia hacia la naturaleza y la responsabilidad que tenemos con el medio ambiente.  Por eso su forma de pensar encaja con la filosofía que Fundación Emys quiere fomentar a través de la Despensa de Can Moragues. Este proyecto conjunto nos permite disfrutar de una gastronomía de calidad que encuentra el equilibrio con el territorio y las personas, con prácticas sostenibles a nivel ambiental y social, como el fomento de la producción ecológica a la comarca o la participación al proyecto de personas de colectivos vulnerables del territorio.

benvinguts a pagés:

Durante los primeros dos días pudimos coincidir con las puertas abiertas a explotaciones agrícolas y ganaderas de Cataluña. Un evento coordinado por la Generalitat de Cataluña y la Fundación Alicia con la finalidad de poner en valor el mundo rural, el turismo interior y el potencial de la gastronomía catalana para conocer de primera mano donde nace aquello que consumimos. Por eso el público se podía acercar a los productores, conocer sus explotaciones, hacer catas y comprar algunos productos. Comprender los ciclos de la naturaleza, apostar por la utenticidad de los productos, por la artesanía de los procesos y la singularidad de cada espacio.

Así que esa misma tarde nos pusimos en marcha para descubrir algunas de sus explotaciones y por eso nos dirijimos a Ventalló, una población que vive mirando el mar, con campos de olivos y de cultivos, con rincones de piedra e historia que cobijan sus casas solariegas, la tranquilidad y el silencio se apodera de de ti en este bonito pueblo.

visita a oli ventalló y la bassa restaurante:

Por la tarde nos esperaba probar el aceite de Ventalló. Siguiendo una larga tradición la familia Serra Sala cultivan los olivos en Ventalló. El sol, el clima, las variedades de las olivas y las tradiciones agrarias de cada región dan una personalidad única e irrepetible a cada aceite.

Paseamos entre olivos, nos explican su historia, sus tradiciones, sus riquezas. El aceite de oliva virgen extra es un alimento fundamental en nuestra dieta. Cada zona con su suelo, su clima y la variedad de las olivas, dan personalidad a cada tipo de aceite.

Aprendemos a saborear y a diferenciarlo mediante una pequeña cata de sus aceites Serraferran y Anna Sala. El aceite Serraferran se elabora con olivas de la variedad Argudell, fruto de olivares centenarios, que le aportan carácter y personalidad propia, resaltando su sabor con un toque amargo y una profunda complejidad aromática. El aceite Anna Sala Trull es afrutado y aromático, de sabor tradicional. Su sabor intenso pero equilibrado, hacen que a menudo, sea el único aceite que se puede usar para cocinar o en crudo. 

Después de conocer esta maravilla de aceite, pudimos hacer un taller de preparación de Alioli en el restaurante la Bassa. El alioli es una salsa típica catalana que se utiliza como acompañamiento de platos de carne principalmente a la brasa o para finalizar algunos guisos como la fideuá.

MAS MARCÈ:

Después de nuestra aventura intentando montar el alioli, nos aventuramos hacia Siurana. Nuestro destino era visitar la explotación agraria de Más Mercè. Una empresa familiar con más de seis generaciones, cuya actividad principal es el pastoreo. Trabajan bajo los criterios y condiciones del certificado ecológico, recuperando así antiguos cereales como: el maíz rojo, el maíz blanco, el trébol, el esparcet, la algarroba villosa y el yero y además trabajan con energía renovable a la finca.

Actualmente cuentan con unas 980 ovejas, de raza ripollesa, cuya leche es de gran calidad, a pesar de que esta raza no da mucha cantidad, ya que produce medio litro de leche al día en dos ordeñadas. Por eso en el año 2009 deciden ampliar su ganado con ovejas Lacoune, que producen dos litros de leche diarios.

Después de enseñarnos su explotación agraria, finalizamos con un taller de Mató tradicional y una degustación de los lácteos ecológicos del propio rebaño. La cuajada la elaboran de forma artesanal con un cuajo vegetal realizado a partir del cardo y llamado Herbacol. Para su elaboración se pone a hervir la leche durante 30 minutos, a 85ºC, luego se rebaja la temperatura a 45º y se le añade el cuajo vegetal frío. En pocos minutos tenemos la cuajada lista, solo queda enfriar en la nevera.

HOTEL PERALADA WINE SPA & GOLF 5*

Y para finalizar el día que mejor que poder disfrutar de este lujoso hotel. Hotel exclusivo y único con 62 habitaciones exquisitamente decoradas, un exclusivo Wine Spa, un campo de golf, situado en el enclave cultural más vibrante de la Costa Brava. En sus 4 restaurantes la tradición culinaria se combina con alta cocina creativa, por eso no pudimos faltar a la cita que nos tenían preparada con el chef Xavier Sagristà y el jefe de sala y sommelier Toni Gerez en su restaurante Castell Peralada. Puedes ver más información en mi otro artículo:  CASTELL PERALADA RESTAURANTE.

Este reconocido restaurante por su Estrella Michelín, ha diseñado una oferta de alta gastronomía que reinterpreta la tradición culinaria de forma creativa y con propuestas vanguardistas basadas en la calidad de los productos de L’Empordà, desde la tierra y hasta el Mediterráneo.

celler la vinyeta:

Al día siguiente nos pusimos en marcha de nuevo para visitar la bodega La Vinyeta. La bodega fue creada por una pareja de jóvenes, Josep y Marta, que comenzaron esta aventura hace pocos años con tan solo 4 hectáreas de viñedo (ahora ya cuentan con 55 hectáreas). A partir de entonces empezaron a cultivar más campos y a producir los vinos que ahora se siguen vendiendo con D.O. Empordà.

Paseamos por viñedos y olivos y finalmente pudimos su variedad Heus Blanc el primer vino de 13’5º social. También pudimos probar el vino Llavors de 14,5º y finalmente su última colección Punt i apart.

LA CALÈNDULA CON IOLANDA BUSTOS

Después de abrirnos el apetito con ese paseo, nos llevarón a visitar Regencós, un atractivo municipio del Bajo Empurdán, para deleitarnos con un paseo gastromómico de la mano de Iolanda Bustos en su restaurante Calèndula.

Si quieres saber como fue toda la experiencia no te pierdas el artículo especial que le dedico LA CALÈNDULA RESTAURANTE un paseo por el Ampurdanet catalán que no te puedes perder, fue de las mejores experiencias del viaje.

espai del peix:

Salimos camino hacia el puerto de Palamós. Este se puerto se caracteriza por combinar la vertiente comercial con la turística y gastronómica, pues en él conviven a la perfección la lonja y el mercado de pescado con espacios como el Museo de la Pesca o el Espai del Peix.

Pudimos ver en directo el proceso de comercialización en la lonja desde una perspectiva privilegiada y ver la realidad marítima y pesquera de esta villa de la Costa Brava.  Como los pescadores cargaban las cajas de gambas o pescados en la cinta y pasaban al espacio de la subasta. Allí unos monitores indicaban el precio de salida y poco a poco bajaba el precio, hasta que uno de los observadores pulsaba el botón y se hacía con el botín pesquero para su negocio.

A continuación pudimos visitar el Museo de la Pesca, que representa el pasado, el presente y el futuro de la pesca a través de su exposición permanente y sus actividades. Allí pudimos descubrir que se pesca, como se pesca, donde se pesca, que otros oficios se vinculan a este mundo y finalmente cuál será su futuro.

Para finalizar la visita nos esperaba una cena de lujo, una demostración y degustación de platos de la gastronomía marinera tradicional de la mano de un pescador . Pudimos degustar una pota con cebolla y salchichas, el clásico suquet de pescadores y la fideuá de pescado.

hotel sa punta

Finalizamos nuestra andaduras por la Costa Brava descansando en el bonito Hotel Sa Punta, situado en un lugar privilegiado rodeado de bosques de pinos y de espectaculares vistas al Mar Mediterráneo. Disfrutamos de un ambiente acogedor y relajado en sus jardines con vistas al mar y a su piscina. Y que deciros de las vistas de sus habitaciones a los jardines con vistas al mar, ver amanecer tras el cristal de la habitación, salir a la terraza y escuchar únicamente el despertar de los pájaros… Hay momentos que no se pueden describir con palabras… Y de esa manera tan romántica, dejamos atrás nuestra querida Costa Brava para continuar nuestro viaje hacia la comarca de OSONA. 

un viaje por l’empordà

 

PALITOS DE OLIVAS NEGRAS Y ACEITE

PALITOS DE OLIVAS NEGRAS Y ACEITE

PALITOS DE OLIVAS NEGRAS Y ACEITE

Estos palitos de olivas negras y aceite son ideales para preparar como parte de un aperitivo. Aunque también puedes acompañarlos de embutidos, hummus, guacamole o simplemente como snack.

Es una receta muy sencilla que no te robará mucho tiempo y siempre es mejor hacerlo tú que comprar esos palitos ya elaborados que venden en los supermercados. Además teniendo como base esta receta puedes cambiar los ingredientes y hacer estos palitos de miles de sabores.

Otras ideas de pan y olivas son estas otras recetas: pan venezolano y pan fougasse

ingredientes:

  • 7 gr de levadura fresca
  • 80 gr de agua
  • 200 gr de harina de fuerza
  • 10 gr de sal
  • 10 gr de azúcar
  • 40 gr de aceite de oliva virgen extra Aubocassa
  • 30 gr de olivas negras deshuesadas
  • Romero en rama

elaboración:

Para empezar pon el agua a calentar en el microondas un minuto, después añade la levadura fresca y mezcla bien para que la levadura se deshaga.

En un bol pon la harina de fuerza, el azúcar, la sal y mezcla todos los ingredientes . Corta con unas tijeras las hojas del romero para que queden en trocitos muy pequeños, añádelo al bol y mezcla de nuevo. Añade el agua con la levadura y el aceite. Amasa todo hasta que no quede harina suelta y una masa lisa.

Cubre con un trapo de cocina y deja que la masa repose, yo la dejé tres horas para que fermentara bien.

Una vez que la masa ha fermentado, corta las olivas en trocitos muy pequeños, puedes hacerlo con una picadora, pero ojo que no se te haga una masa. Mezcla con la masa y amasa de nuevo para que se integre todo.

En la mesa de trabajo, añade un chorrito de aceite de oliva y estira la masa con ayuda de un rodillo. Corta las tiras de los palitos, no han de ser muy gruesos porque todavía nos queda que otra fermentación y volverán a crecer.

Pon en una bandeja de horno, una hoja de papel sulfurizado y a medida que vas cortando la mas en tiras, ves poniéndolas en la bandeja. Pincela las tiras con aceite de oliva y con ayuda de un pincel de silicona. Deja reposar los palitos dentro del horno sin encender, durante una hora.

Finalmente precalienta el horno a 200º y hornea los palitos durante 20 minutos o hasta que te queden dorados.

Déjalos enfriar y finalmente sírvelos acompañando un plato de jamón y unos quesos.

TORTAS DE ACEITE

TORTAS DE ACEITE

TORTAS DE ACEITE

Estas tortas de aceite son como las típicas que vemos en el súper de Inés Rosales, pero si las hacemos en casa mucho mejor y además son ideales para desayunar o merendar.

Tenía ganas de preparar estas tortas de aceite desde hace tiempo, pero a veces tengo tantas recetas acumuladas que es difícil decidir cual hago primera y además que luego hay que comerlas. Porque sí, aunque no lo parezca todo lo que cocino después se ha de comer y aunque a veces reparto mucho, también en casa se come mucho.

Estas tortas de aceite son fáciles de conservar, naturales y artesanas. También tienes la versión de la coca de panadero  que es muy similar y deliciosa.

No tienes excusa para no hacerlas, ya que son de las recetas más fáciles y rápidas de elaborar. Puedes hacer la versión individual y sino también hacer una torta grande para compartir a la hora de tomar el café.

ingredientes:

  •  330 gr de harina
  • 120 gr de agua
  • 6 gr de levadura fresca
  • 140 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 8 gr de anís en grano
  • 1 limón
  • 4 gr de semillas de sésamo dorado y 1 gr de sal
  • 22 gr de azúcar blanco + el necesario para rebozar las tortitas
  • 1 chorrito de licor de anís (opcional)

PREPARACIóN:

Para comenzar con la receta vamos a aromatizar el aceite. Pon en un cazo el aceite a fuego medio y añade la cáscara del limón. Cuando  empiece a tomar color y a dorarse la cascara de limón retira del fuego. Quita la cascara de limón, añade el anís en grano y reserva.

Cuando el aceite este templado, añade la harina tamizada, la sal, el azúcar y el sésamo dorado.

En otro bol mezcla el agua, la levadura fresca y la diluyes con ayuda de una cuchara.

Haz un hueco en el centro de la mezcla de harina y vierte en su interior el aceite con los anises, el agua con la levadura y el azúcar. Mezcla bien todos los ingredientes, hasta de obtener una masa homogénea y sin grumos.

Deja reposar a temperatura ambiente y hasta que doble su volumen, aproximadamente dos horas.

Precalienta el horno a 180º  y mientras divide la masa en bolitas de 50 gr. Con ayuda de un rodillo forma discos y que no sean muy gruesos.  Pon en un plato el azúcar en común y pon cada disco dentro del plato para rebozar una de las caras de la masa.

En una bandeja de  horno pon una hoja de papel sulfurizado y ves colocando los discos encima del papel, con la cara del azúcar hacia arriba.

Finalmente hornea unos 14 minutos, dependiendo de cada horno necesitará más o menos tiempo, han de quedar doradas.

Saca del horno y añade un chorrito de licor de anís, no demasiado, solo es para potenciar el sabor (si quieres puedes no añadirlo).

Deja enfriar sobre una rejilla y a disfrutarlas.

PAN RÁPIDO DE PIMIENTOS FRITOS

PAN RÁPIDO DE PIMIENTOS FRITOS

Pan rápido de pimientos fritos

Has dado con la receta perfecta con este pan rápido de pimientos fritos si te gustan los pimientos así cocinados. Un pan con un sabor a pimiento fritos que te a a saber a gloria, ideal para acompañar una comida como para hacer un bocadillo, por ejemplo de pepito de lomo, de beicon queso o de tortilla.

Ingredientes para el pan rápido de pimientos fritos:

  • 250 ml de agua
  • 25 gr de levadura fresca
  • 350 gr de harina de fuerza
  • 200 gr de harina de espelta
  • 200 gr de pimientos fritos
  • 15 ml aceite de oliva
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 cucharadas de café de sal
  • 1 bolsa de asar

Cuchilla de amasar/picar y mezcladora

Elaboración con robot:

Pon los pimientos troceados en el robot con la cuchilla mezcladora y con un chorrito de aceite programa P1 a 130ºC, 5 minutos. Reservamos los pimientos, no es necesario lavar el robot.

Pon en el robot la cuchilla de amasar con el agua y programa a temperatura a 35º, velocidad 4, temperatura 2 minutos. Añade la levadura y programa a velocidad 4, 10 segundos.

Añade el azúcar, la sal, el aceite, los pimientos y la harina programa 20 segundos a velocidad 8.

Programa de masas pastry P1.

Elaboración sin robot:

Pica los pimientos y los fríes en la sartén. Reservar.

Pon en un cuenco el agua templada y desmenuza la levadura, remueve hasta que quede totalmente disuelta. Añade las dos harinas, el azúcar, la sal, el aceite y los pimientos y mezclamos hasta formar una masa.

Seguimos amasando sobre una superficie enharinada durante 5 minutos más. Hacemos una bola y dos cortes diagonales.

En ambas elaboraciones:

Al acabar no dejar levar la masa, sino que directamente meterla en la bolsa de asar engrasada en su interior con un poco de aceite y cerrar con el cierre que tiene que la bolsa.

Pon el horno a 210º y lo horneas 40 minutos.

Queda un pan muy sabroso y tierno.

Si te gusta hacer tu propio pan no puedes perderte el pan de mostaza

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]