UN VIAJE POR L’EMPORDÀ

UN VIAJE POR L’EMPORDÀ

Un viaje por l’Empordà es un viaje lleno de sensaciones, sabores, olores, colores. Un viaje que se transforma de un lugar a otro, que te enseña las tradiciones de nuestra tierra, que absorbes la sabiduría de sus gentes y sobretodo que te contagias de esa pasión por la tierra y la naturaleza.

Hace apenas una semana que me sumaba a un pequeño grupo, gracias a Catalunya Experience, a descubrir una pequeña parte de Cataluña y no ha dejado de sorprenderme que a pesar de pensar que conozco el país en el que vivo, me ha resultado ser un desconocido. Me han creado una necesidad, querer conocer más a fondo las historias que hay detrás de esos viñedos, de los campos de cultivo o de las empresas ganaderas.

Me he contagiado de ese espíritu que algunos jóvenes emprendedores le ponían a sus proyectos, de su entusiasmo y su energía. Vuelvo maravillada de la sabiduría de los mayores, de su lucha en el campo por ofrecer un producto de primera a cambio de mucho sacrificio y dejando su legado a otras generaciones.

Vengo enamorada de este viaje y por eso quiero detallaros su recorrido, paso a paso y fragmentando esos cuatro días tan intensos y a la vez tan enriquecedores.

l’empordà:

L’Empordà es una comarca de Cataluña, situada en la provincia de Girona. Se halla dividida en cuatro comarcas  administrativas como son el Alt i Baix Empordà, el Pla de l’Estany y el Gironés.

Su gastronomía está influenciada por su naturaleza, tanto por la zonas interiores de secano, como los bosques de montaña, las marismas de los deltas y también por su cercanía al mar. Por eso podemos encontrar buenos vinos, aceites, embutidos, verduras, pescados…

can moragues:

La primera parada la hacemos en Can Moragues , es una casa de campesino histórica, entre los núcleos de Riudarenes y Santa Coloma de Farners, en la Plana de la Selva. Dispone de un espacio muy amplio con varias hectáreas, donde se hacen varias actividades lúdicas, formaciones, e incluso producción de mermeladas y conservas.

Can Moragues es además un proyecto socio-ambiental que surge de la unión entre la Fundación Emys y la Fundación Astres para promover una agricultura de alto valor natural y de proximidad, ofreciendo oportunidades a las personas de colectivos vulnerables del territorio. Desde el año 1987 la Fundación Emys trabaja para la conservación de la naturaleza, especialmente de las zonas húmedas y de la tortuga de estanque que está en peligro de extinción (actualmente sólo queda una especie de las siete que había inicialmente) , mediante el estudio, gestión, conservación y divulgación del patrimonio natural y cultural.

los productos can moragues:

Dentro de Can Moragues puedes encontrar un obrador ecológico de mermeladas y productos de proximidad,  elaborados con fruta y verdura ecológica de productores que conservan la naturaleza mediante practicas sostenibles de gestión del territorio y del medio ambiente. Para elaborarlos pelan artesanalmente frutas y verduras frescas con personas del territorio en riesgo de exclusión social y/o con discapacidad para obtener unas mermeladas y salsas sostenibles a nivel social.

la ratafia:

Tuvimos la oportunidad de tener una experiencia sensorial y una cata de ratafia gracias a La Sobirana, descubrimos sus plantas y los aromas que se encuentran en el licor.

La ratafia es uno de los licores macerados en aguardiente de la zona. La mezcla de nueces tiernas hierbas, frutas y especias hace que el licor tenga diferentes tonalidades.

La historia cuenta que tres obispos reunidos para conseguir ponerse de acuerdo, pidieron algo de beber al casero. Él les ofreció una bebida sin nombre y los obispos decidieron bautizarla con el nombre inspirado en la firma del trato, rata fiado (queda firmado).

En el siglo XVIII en las masias además de aprovechar las muchas plantas que tenían en su entorno para sus diversos usos: culinario, aromático o también medicinal, se empieza a hacer una forma de conservación de las propiedades de estas plantas a través del alcohol.

La ratafia es una evolución de otros licores más antiguos  (ya que tiene unos 300 años aproximadamente) con maceraciones en base vino. Al vino que quedaba agrio le ponían estas hierbas para que quedara más bueno. El aguardiente se acaba popularizando y convirtiéndose en lo que conocemos hoy como ratafia.

sergi de meià:

Después de hacer la cata de ratafia pasamos a la comida que nos estaba preparando Sergi de Meià. Este cocinero fue premio nacional al cocinero joven del año de la Academia Catalana de Gastronomía el año 2009, Presidente de la Fundació Institut Català de la Cuina y miembro del movimiento Slow Food. Es un icono de la cocina ecológica de proximidad y con tradición en Cataluña.

Poner en valor las recetas catalanas tradicionales, la cocina ecológica de proximidad y el origen del producto ha sido uno de sus principales objetivos y dedicaciones en los últimos años. Sergi entiende la comida como un placer pero destaca la importancia de tomar conciencia hacia la naturaleza y la responsabilidad que tenemos con el medio ambiente.  Por eso su forma de pensar encaja con la filosofía que Fundación Emys quiere fomentar a través de la Despensa de Can Moragues. Este proyecto conjunto nos permite disfrutar de una gastronomía de calidad que encuentra el equilibrio con el territorio y las personas, con prácticas sostenibles a nivel ambiental y social, como el fomento de la producción ecológica a la comarca o la participación al proyecto de personas de colectivos vulnerables del territorio.

benvinguts a pagés:

Durante los primeros dos días pudimos coincidir con las puertas abiertas a explotaciones agrícolas y ganaderas de Cataluña. Un evento coordinado por la Generalitat de Cataluña y la Fundación Alicia con la finalidad de poner en valor el mundo rural, el turismo interior y el potencial de la gastronomía catalana para conocer de primera mano donde nace aquello que consumimos. Por eso el público se podía acercar a los productores, conocer sus explotaciones, hacer catas y comprar algunos productos. Comprender los ciclos de la naturaleza, apostar por la utenticidad de los productos, por la artesanía de los procesos y la singularidad de cada espacio.

Así que esa misma tarde nos pusimos en marcha para descubrir algunas de sus explotaciones y por eso nos dirijimos a Ventalló, una población que vive mirando el mar, con campos de olivos y de cultivos, con rincones de piedra e historia que cobijan sus casas solariegas, la tranquilidad y el silencio se apodera de de ti en este bonito pueblo.

visita a oli ventalló y la bassa restaurante:

Por la tarde nos esperaba probar el aceite de Ventalló. Siguiendo una larga tradición la familia Serra Sala cultivan los olivos en Ventalló. El sol, el clima, las variedades de las olivas y las tradiciones agrarias de cada región dan una personalidad única e irrepetible a cada aceite.

Paseamos entre olivos, nos explican su historia, sus tradiciones, sus riquezas. El aceite de oliva virgen extra es un alimento fundamental en nuestra dieta. Cada zona con su suelo, su clima y la variedad de las olivas, dan personalidad a cada tipo de aceite.

Aprendemos a saborear y a diferenciarlo mediante una pequeña cata de sus aceites Serraferran y Anna Sala. El aceite Serraferran se elabora con olivas de la variedad Argudell, fruto de olivares centenarios, que le aportan carácter y personalidad propia, resaltando su sabor con un toque amargo y una profunda complejidad aromática. El aceite Anna Sala Trull es afrutado y aromático, de sabor tradicional. Su sabor intenso pero equilibrado, hacen que a menudo, sea el único aceite que se puede usar para cocinar o en crudo. 

Después de conocer esta maravilla de aceite, pudimos hacer un taller de preparación de Alioli en el restaurante la Bassa. El alioli es una salsa típica catalana que se utiliza como acompañamiento de platos de carne principalmente a la brasa o para finalizar algunos guisos como la fideuá.

MAS MARCÈ:

Después de nuestra aventura intentando montar el alioli, nos aventuramos hacia Siurana. Nuestro destino era visitar la explotación agraria de Más Mercè. Una empresa familiar con más de seis generaciones, cuya actividad principal es el pastoreo. Trabajan bajo los criterios y condiciones del certificado ecológico, recuperando así antiguos cereales como: el maíz rojo, el maíz blanco, el trébol, el esparcet, la algarroba villosa y el yero y además trabajan con energía renovable a la finca.

Actualmente cuentan con unas 980 ovejas, de raza ripollesa, cuya leche es de gran calidad, a pesar de que esta raza no da mucha cantidad, ya que produce medio litro de leche al día en dos ordeñadas. Por eso en el año 2009 deciden ampliar su ganado con ovejas Lacoune, que producen dos litros de leche diarios.

Después de enseñarnos su explotación agraria, finalizamos con un taller de Mató tradicional y una degustación de los lácteos ecológicos del propio rebaño. La cuajada la elaboran de forma artesanal con un cuajo vegetal realizado a partir del cardo y llamado Herbacol. Para su elaboración se pone a hervir la leche durante 30 minutos, a 85ºC, luego se rebaja la temperatura a 45º y se le añade el cuajo vegetal frío. En pocos minutos tenemos la cuajada lista, solo queda enfriar en la nevera.

HOTEL PERALADA WINE SPA & GOLF 5*

Y para finalizar el día que mejor que poder disfrutar de este lujoso hotel. Hotel exclusivo y único con 62 habitaciones exquisitamente decoradas, un exclusivo Wine Spa, un campo de golf, situado en el enclave cultural más vibrante de la Costa Brava. En sus 4 restaurantes la tradición culinaria se combina con alta cocina creativa, por eso no pudimos faltar a la cita que nos tenían preparada con el chef Xavier Sagristà y el jefe de sala y sommelier Toni Gerez en su restaurante Castell Peralada. Puedes ver más información en mi otro artículo:  CASTELL PERALADA RESTAURANTE.

Este reconocido restaurante por su Estrella Michelín, ha diseñado una oferta de alta gastronomía que reinterpreta la tradición culinaria de forma creativa y con propuestas vanguardistas basadas en la calidad de los productos de L’Empordà, desde la tierra y hasta el Mediterráneo.

celler la vinyeta:

Al día siguiente nos pusimos en marcha de nuevo para visitar la bodega La Vinyeta. La bodega fue creada por una pareja de jóvenes, Josep y Marta, que comenzaron esta aventura hace pocos años con tan solo 4 hectáreas de viñedo (ahora ya cuentan con 55 hectáreas). A partir de entonces empezaron a cultivar más campos y a producir los vinos que ahora se siguen vendiendo con D.O. Empordà.

Paseamos por viñedos y olivos y finalmente pudimos su variedad Heus Blanc el primer vino de 13’5º social. También pudimos probar el vino Llavors de 14,5º y finalmente su última colección Punt i apart.

LA CALÈNDULA CON IOLANDA BUSTOS

Después de abrirnos el apetito con ese paseo, nos llevarón a visitar Regencós, un atractivo municipio del Bajo Empurdán, para deleitarnos con un paseo gastromómico de la mano de Iolanda Bustos en su restaurante Calèndula.

Si quieres saber como fue toda la experiencia no te pierdas el artículo especial que le dedico LA CALÈNDULA RESTAURANTE un paseo por el Ampurdanet catalán que no te puedes perder, fue de las mejores experiencias del viaje.

espai del peix:

Salimos camino hacia el puerto de Palamós. Este se puerto se caracteriza por combinar la vertiente comercial con la turística y gastronómica, pues en él conviven a la perfección la lonja y el mercado de pescado con espacios como el Museo de la Pesca o el Espai del Peix.

Pudimos ver en directo el proceso de comercialización en la lonja desde una perspectiva privilegiada y ver la realidad marítima y pesquera de esta villa de la Costa Brava.  Como los pescadores cargaban las cajas de gambas o pescados en la cinta y pasaban al espacio de la subasta. Allí unos monitores indicaban el precio de salida y poco a poco bajaba el precio, hasta que uno de los observadores pulsaba el botón y se hacía con el botín pesquero para su negocio.

A continuación pudimos visitar el Museo de la Pesca, que representa el pasado, el presente y el futuro de la pesca a través de su exposición permanente y sus actividades. Allí pudimos descubrir que se pesca, como se pesca, donde se pesca, que otros oficios se vinculan a este mundo y finalmente cuál será su futuro.

Para finalizar la visita nos esperaba una cena de lujo, una demostración y degustación de platos de la gastronomía marinera tradicional de la mano de un pescador . Pudimos degustar una pota con cebolla y salchichas, el clásico suquet de pescadores y la fideuá de pescado.

hotel sa punta

Finalizamos nuestra andaduras por la Costa Brava descansando en el bonito Hotel Sa Punta, situado en un lugar privilegiado rodeado de bosques de pinos y de espectaculares vistas al Mar Mediterráneo. Disfrutamos de un ambiente acogedor y relajado en sus jardines con vistas al mar y a su piscina. Y que deciros de las vistas de sus habitaciones a los jardines con vistas al mar, ver amanecer tras el cristal de la habitación, salir a la terraza y escuchar únicamente el despertar de los pájaros… Hay momentos que no se pueden describir con palabras… Y de esa manera tan romántica, dejamos atrás nuestra querida Costa Brava para continuar nuestro viaje hacia la comarca de OSONA. 

Published by

2 thoughts on “UN VIAJE POR L’EMPORDÀ

  1. Gracias por tus recomendaciones y comentarios. Soy una enamorada de todo l Empordà. Cada año pasamos unos dias en verano y muchos fines de semana, siempre en diferentes sitios. Asi que tomo nota!!!

  2. Fabuloso post Irene! Que bonitos recuerdos, me ha venido de nuevo todo a la mente 🙂 Fueron unos dias estupendos, ojalá que se pueda repetir! jejejejejej Un beso guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *