GARBANZADA CANARIA

GARBANZADA CANARIA

GARBANZADA CANARIA

La garbanzada canaria es un plato clásico canario que se suele consumir en los días de frío. La receta puedes encontrarla con algunas variaciones dependiendo del gusto de cada uno, por ejemplo yo no le pongo pimentón ya que con el pimiento y el tomate ya consigo el color rojo deseado.

Es importante poner los garbanzos en remojo la noche anterior, al igual que la costilla salada. También se pueden usar garbanzos ya cocidos pero entonces tener en cuenta que el tiempo de cocción ha de ser menor.

ingredientes:

  • 400 g garbanzos secos
  • 100 g chorizo picante
  • 100 g panceta salada
  • ½ pimiento rojo
  • ½ pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • ½ cebolla
  • 1 tomate
  • 1 hoja laurel
  • 20 g de vino blanco
  • 250 g de costillas de cerdo saladas
  • Pimienta blanca
  • 40 g aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 400 g de agua

elaboración:

Para empezar como os he dicho antes es importante poner en remojo los garbanzos la noche anterior, al igual que la costillas saladas en otro bol ponerlas con agua.

Lavar los pimientos y el tomate. Trocear la mitad de cada pimiento, la cebolla, los ajos y el tomate en daditos. Poner en una olla a calentar el aceite y sofreír las verduras. Añadir una pizca de sal y de pimienta y rehogarlas.

Añadir el vino blanco y la hoja de laurel y dejar reducir el alcohol.

Mientras trocear el chorizo, la panceta y las costillas de cerdo. Añadirlos a la cacerola y cubrir los garbanzos con el agua. Dejar cocer a fuego medio durante 1 hora. Si le pones garbanzos cocidos con 10-15 minutos será suficiente.

Finalizado el tiempo probar la dureza de los garbanzos, si siguen duros dejar unos minutos más.

Dejar reposar unos minutos y después servir calientes.

Si te ha gustado esta receta canaria no te pierdas estas otras recetas que te encantarán: papas arrugadas con mojo picón o tortilla canaria con almagrote.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

CROQUETAS DE CHORIZO Y QUESO

CROQUETAS DE CHORIZO Y QUESO

CROQUETAS DE CHORIZO Y QUESO

El 16 de enero es el día internacional de la croqueta y que mejor manera de celebrarlo que con estas croquetas de chorizo y queso que quitan el sentido. Os aseguro que quedan súper esponjosas y cremosas y como toda buena croqueta, cuanto mejor sea el producto que le añadas más buenas te van a salir.

Generalmente yo les hago un doble rebozado para que la capa exterior quede más crujiente, pero si quieres con una sola capa es suficiente.

Ten en cuenta que la masa necesita enfriarse para que puedas montar bien la forma de las croquetas, por lo que lo ideal es hacerlas por la mañana para montarlas por la tarde, o preparar la masa el día anterior.

ingredientes:

  • 150 gr de tacos de chorizo
  • 150 gr de queso brie o el que te guste
  • 75 gr de mantequilla
  • 1 cebolla pequeña
  • 150 gr de harina
  • 1 litro de leche semi desnatada o entera
  • Pan rallado
  • 3 Huevos
  • Aceite de oliva suave o de girasol
  • Sal, pimienta y nuez moscada (opcional)

ELABORACIÓN:

Empieza pelando y rallando la cebolla. Trocea el chorizo, retira la corteza del queso brie y trocéalo también.

En una sartén pon los tacos de chorizo y sin añadir nada de aceite, saltéalos y resérvalos.

Añade la mantequilla a la sartén y deja que se derrita, incorpora la cebolla rallada y saltea.

Incorpora la harina y tuesta junto a la cebolla, no dejes de removerla, evitaras que se queme.

Cuando ya tenga un color doradito, añade la leche poco a poco dejando que se absorba la leche la harina hasta que se forme la bechamel. Salpimenta y pon un poco de nuez moscada (es opcional). Te ha de quedar una masa brillante y sin grumos.

Retira la sartén del fuego e incorpora el chorizo y el queso, mezcla con una espátula para que se integren bien todos los ingredientes y sabores.

Guarda la masa en un plato hondo o un bol y tápalo con film de tal manera que el film toque la masa para evitar que se ponga dura. Has de dejar enfriar la masa, así que por la tarde puedes hacerlas o dejarlas en la nevera hasta el día siguiente. Mínimo unas 4 horas.

Una vez fría la masa, pon en un plato el pan rallado, en otro plato hondo bate los huevos.

Con ayuda de dos cucharas coge una cucharada de la masa y boléala hasta que tenga la forma deseada, alargada o redonda. También puedes hacerlo con las manos.

Pasa la croqueta por el huevo batido y después por el pan rallado. Ves poniendo todas las croquetas rebozadas en otro plato hasta acabar la masa.

En una sartén con abundante aceite pon a freír las croquetas, ves dándoles la vuelta y cuando ya estén doradas por todos los lados pon en un plato cubierto con papel absorbente de esta manera irán expulsando el aceite sobrante.

Déjalas reposar unos minutos y ya están listas para degustar.

Si eres tan amante de las croquetas como yo, prueba también estas croquetas de calabaza y parmesano.

FABADA ASTURIANA

FABADA ASTURIANA

FABADA ASTURIANA

La fabada asturiana es uno de los platos tradicionales de la cocina asturiana donde se cocina la faba asturiana (judía blanca) y los embutidos como son la morcilla, el chorizo y la panceta. Un plato de cuchara que aporta mucha energía y que es ideal para los fríos días de invierno.

Además es una receta muy sencilla porque no lleva muchas elaboraciones, así que no puedes perdértela ya que es una manera fácil de comer legumbres.

ingredientes:

  • 400 gr de judías blancas
  • 1 chorizo
  • 1 morcilla
  • 80 gr de panceta ahumada
  • 1,5 litro de agua
  • Pimentón
  • Aceite de oliva
  • Sal

elaboración:

La noche anterior poner las judías en remojo hasta que el agua cubra los 400 gr de judías, no es necesario añadirle sal. Al día siguiente escurrirlas bien.

Poner en una cacerola (es mejor si es de barro y de forma baja y ancha) las judías cubiertas de agua, una pizca de sal y un chorrito de aceite, poner a fuego alto hasta que rompa a hervir. En el momento que comience a hervir añadir el chorizo, la panceta y la morcilla. Esta última la tienes que pinchar varias veces para que no se te reviente.

Dejar cocer durante 2 horas a temperatura baja, de vez en cuando recuerda de retirar la espuma y las impurezas que vaya soltando, de esa manera retiraremos toda la grasa que tampoco necesitamos.

Probar el caldo y ver si es necesario que se rectifique de sal. Una vez finalizada la cocción probar las judias, han de estar tiernas, sino dejar un rato más.

Finalmente retirar del fuego, sacar el chorizo, la panceta y la morcilla y trocear. Volver a añadirlos a la fabada y dejar reposar una media hora (sin fuego) para que se acabe de integrar todos los sabores.

Servir caliente en platos hondos y si puede ser acompañado de un buen pan.

Si te ha gustado esta receta no te pierdas otro plato similar de guiso de judias pintas 

HABAS A LA CATALANA

HABAS A LA CATALANA

HABAS A LA CATALANA

Estas habas a la catalana son una receta tradicional de mi casa y que las ha preparado mi madre para compartirlas con todos vosotros. Es una receta de origen catalán pero que se ha extendido por todo el país y es una receta muy consumida.

Se suele consumir más en épocas frías ya que tiene bastantes calorías y acompañado con un buen vino para maridarlo.

INGREDIENTES:

  • 2 kgs de habas verdes
  • 3 filetes de panceta fresca
  • Vino blanco
  • Hierbabuena
  • Un chorrito de anís
  • 1 morcilla de cebolla
  • 1 chorizo para guisar
  • Sal y pimienta
  • Cebolleta fresca
  • Aceite de oliva y agua

elaboración:

Para empezar pela las habas frescas y retira la vaina. Corta la panceta a trocitos, la cebolleta a juliana y el chorizo a trozos o rodajas.  Pon todos los ingredientes en una cacerola con un chorrito de aceite, menos la morcilla porque la reservaremos para luego. Rehoga todo, añade el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol. Añade el agua hasta cubrir las habas y deja hervir durante una hora a fuego lento.

Ahora añade a la cacerola una cucharada de anís dulce y dos hojas de menta a la cacerola. Añade la sal y la morcilla entera, deja cocer unos diez minutos.

A continuación, prueba las habas, si ves que han quedado duras, puedes dejarlas cocer un poco más.

Una vez que las habas estén tiernas, ya tienes el plato listo y solo te queda servirlo caliente.

Si no encuentras habas frescas puedes comprarlas de bote y también las congeladas te pueden servir. Solo en estos casos has de tener en cuenta que tal vez necesites un poco más de cocción, porque puede que estén más duras que las habas frescas.

Si te gustan los platos tradicionales de mi madre no te pierdas las croquetas de mi madre y la paella de marisco de la abuela Antonia unos platos que nunca fallan y tremendamente deliciosos.

GUISO DE JUDÍAS PINTAS

GUISO DE JUDÍAS PINTAS

GUISO DE JUDÍAS PINTAS

Este guiso de judías pintas es un plato de toda la vida en casa y que me recuerda a tradición. Es un plato ideal para los días de invierno y cuando apetece comer de cuchara.

Recuerda poner las judías en remojo el día de antes y así estarán listas para cocinar al día siguiente.

Os recomiendo que compréis o hagáis un buen pan, porque con este plato apetece mucho acompañar a los bocados de morcilla o chorizo.

Sé que no es un plato light, pero pienso que las tradiciones no se han de perder y estos platos que elaboraban nuestras abuelas tampoco.

Ingredientes:

  • 500 gr de judías pintas (la noche de antes las pongo en remojo)
  • Verduras: 1pimiento verde, 1 tomate, 1 zanahoria, 1 patata, ½ cebolla
  • 1 litro de agua
  • una cucharada de pimentón picante
  • 1 chorizo de guisar, 1 trozo de tocino, 1 morcilla
  • 2 ajos,
  • 2 hojas de laurel
  • Sal

Elaboración:

Para comenzar pelamos la zanahoria y la patata. A continuación ponemos en el robot todos los ingredientes juntos menos la morcilla. Programa P2 de cocción  y durante 45 minutos.

Acabado ese tiempo sacamos toda la verdura del robot (menos el ajo) y la pasamos por la túrmix y el puré lo añadimos otra vez al robot, de esta manera el caldo tendrá todos los nutrientes y el sabor de estos alimentos.

Añadimos además la morcilla y rectificamos de sal y pimentón. Programamos cocción P2, 30 minutos.

Es importante que en este paso comprobéis como están las judías, si os han quedado tiernas o no, porque dependiendo de la judía necesitará más o menos cocción.