CROQUETAS DE CHORIZO Y QUESO

CROQUETAS DE CHORIZO Y QUESO

CROQUETAS DE CHORIZO Y QUESO

El 16 de enero es el día internacional de la croqueta y que mejor manera de celebrarlo que con estas croquetas de chorizo y queso que quitan el sentido. Os aseguro que quedan súper esponjosas y cremosas y como toda buena croqueta, cuanto mejor sea el producto que le añadas más buenas te van a salir.

Generalmente yo les hago un doble rebozado para que la capa exterior quede más crujiente, pero si quieres con una sola capa es suficiente.

Ten en cuenta que la masa necesita enfriarse para que puedas montar bien la forma de las croquetas, por lo que lo ideal es hacerlas por la mañana para montarlas por la tarde, o preparar la masa el día anterior.

ingredientes:

  • 150 gr de tacos de chorizo
  • 150 gr de queso brie o el que te guste
  • 75 gr de mantequilla
  • 1 cebolla pequeña
  • 150 gr de harina
  • 1 litro de leche semi desnatada o entera
  • Pan rallado
  • 3 Huevos
  • Aceite de oliva suave o de girasol
  • Sal, pimienta y nuez moscada (opcional)

ELABORACIÓN:

Empieza pelando y rallando la cebolla. Trocea el chorizo, retira la corteza del queso brie y trocéalo también.

En una sartén pon los tacos de chorizo y sin añadir nada de aceite, saltéalos y resérvalos.

Añade la mantequilla a la sartén y deja que se derrita, incorpora la cebolla rallada y saltea.

Incorpora la harina y tuesta junto a la cebolla, no dejes de removerla, evitaras que se queme.

Cuando ya tenga un color doradito, añade la leche poco a poco dejando que se absorba la leche la harina hasta que se forme la bechamel. Salpimenta y pon un poco de nuez moscada (es opcional). Te ha de quedar una masa brillante y sin grumos.

Retira la sartén del fuego e incorpora el chorizo y el queso, mezcla con una espátula para que se integren bien todos los ingredientes y sabores.

Guarda la masa en un plato hondo o un bol y tápalo con film de tal manera que el film toque la masa para evitar que se ponga dura. Has de dejar enfriar la masa, así que por la tarde puedes hacerlas o dejarlas en la nevera hasta el día siguiente. Mínimo unas 4 horas.

Una vez fría la masa, pon en un plato el pan rallado, en otro plato hondo bate los huevos.

Con ayuda de dos cucharas coge una cucharada de la masa y boléala hasta que tenga la forma deseada, alargada o redonda. También puedes hacerlo con las manos.

Pasa la croqueta por el huevo batido y después por el pan rallado. Ves poniendo todas las croquetas rebozadas en otro plato hasta acabar la masa.

En una sartén con abundante aceite pon a freír las croquetas, ves dándoles la vuelta y cuando ya estén doradas por todos los lados pon en un plato cubierto con papel absorbente de esta manera irán expulsando el aceite sobrante.

Déjalas reposar unos minutos y ya están listas para degustar.

Si eres tan amante de las croquetas como yo, prueba también estas croquetas de calabaza y parmesano.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *