QUÉ VER EN MILÁN

QUÉ VER EN MILÁN

QUÉ VER EN MILÁN

Con esta guía de qué ver en Milán te voy a explicar mi experiencia en esta bella ciudad Italiana, durante mi viaje de 3 días a ella. Por supuesto siempre que vas a visitar una ciudad puedes verla en mayor profundidad, pero en 3 días puedes verla.

Milán se la conoce principalmente por la moda, pero realmente es una ciudad que tiene rincones muy bonitos para visitar y tal vez, sea uno de los destinos menos visitados, porque comparado con Roma, Venecia o Florencia, no tiene esa historia ni esa arquitectura, pero igualmente es una ciudad que no debes dejar de visitar.

cuando visitarla:

La mejor época es cuando el calor no apriete en exceso porque sino para caminar es un poco dificultosa. Aprovecha la semana de la moda para hacerlo, así podrás disfrutar de todo su esplendor.

como llegar a milán:

Milán tiene tres aeropuertos: Malpensa situado a 50 kilómetros, Linate a 10 kilómetros y Bérgamo a 45 kilómetros, todos ellos están muy bien comunicados en transporte público con la Estación Central de Milán.

  • Malpensa: dispone del tren Malpensa Express que te llevará a la ciudad, el bus Terravisión (que fue nuestra opción) y el Malpensa Shuttle, el taxi es bastante caro, no te lo recomiendo o pacta el precio antes de subirte.
  • Linate: dispone de las líneas de autobús 73 y X73 , el taxi sale un poco más barato que el de Malpensa, pero lo mismo pregunta antes de subirte.
  • Bergámo: tiene el bus de Terravisión y Orio Shuttle , también el tren que sale desde la estación de Bérgamo o el taxi que también sale bastante caro.

como moverte por la ciudad:

Si tu hotel está por el centro puedes ir andando a todos los sitios, es más, te lo recomiendo para que conozcas así en más profundidad la ciudad.

Si tu hotel está en zonas más apartadas del centro o quieres visitar barrios como Navigli, que está un poco lejos, lo mejor es usar el transporte público de Milán, tienes 4 líneas de metro que cubren todos los puntos de la ciudad con un horario entre las 06h y las 00:30h o los tranvías históricos que recorren el centro y recordar que hay autobuses nocturnos cuando el metro y el tranvía no están operativos.

Los tickets se pueden comprar en las paradas de metro, quioscos y estancos, siendo validos para todos los transportes públicos de la ciudad.

QUÉ VER EN MILÁN:

Si no sabes qué ver en Milán toma nota de todos los sitios que te voy a recomendar, ya que la ciudad tiene muchos puntos que no puedes perderte. Pero también puedes hacer excursiones fuera de Milán que pueden ser muy interesantes, como por ejemplo el Lago Como, Bérgamo o Cinque Terre. Pero como te digo, todo depende del tiempo que tengas para visitar la ciudad, por eso te recomiendo que te planifiques y saques el máximo partido a tu tiempo.

También si quieres acceder a la catedral o ver el cuadro de la última cena, mejor reserva las entradas con antelación para evitar las colas y perder horas de espera.

el duomo:

La catedral de Milán podríamos decir que es uno de los mayores atractivos de la ciudad, ya que es impresionante tanto por dentro como por fuera, con su fachada de mármol blanco rosado y la terraza con espiras ornamentadas con nichos, esculturas con relieves y coronadas por una estatua.

La catedral gótica se empezó a construir a finales del siglo XIV y tardaron cinco siglos en terminarla. En su interior encontrarás la Estatua de Bartolomé el Apóstol, un enorme órgano y un altar de mármol de estilo renacentista, que guarda en la parte de atrás un Clavo de la Cruz de Cristo.

Si la visitas no te puedes perder la bonita terraza, donde podrás gozar de unas increíbles vistas panorámicas del centro histórico.

Galería Vittorio Emanuele II

Justo al lado de la catedral encontrarás la conocida galería Vittorio Emanuele II, conocida también como el «Salón de Milán«. Se construyó en el siglo XIX en forma de cruz y llama la atención por su gran cúpula acristalada que une la Plaza del Duomo con la Plaza de La Scala, dos de las plazas más importantes de la ciudad.

Dentro de la galería hay tiendas de lujosas firmas, cafeterías históricas como el Café Biffi, restaurantes con terrazas para comer.

También hay varios mosaicos repartidos entre el suelo y los laterales de la galería, entre los que destacan la loba de Roma y el toro de Torino, en el que verás un pequeño agujero en el dibujo, del que se dice que si pones el pie dentro y das tres giros, te traerá muy buena suerte, no tiene pérdida verás a mucha gente haciéndose fotos.

Piazza Mercanti

Al salir de la Piazza del Duomo desvíate a la Piazza Mercanti, una plaza que recuerda su pasado comercial con elegantes edificios medievales y un antiguo pozo de agua del siglo VXI, situado en el centro. Entre sus edificios destacan el Palazzo della Ragione (tribunal de justicia), el Palazzo delle Scuole Palatine (escuela superior), el Palazzo dei Giureconsulti (sede de la Cámara de Comercio), la Casa dei Panigarola (decretos ducales) y la fotogénica Loggia degli Osii (oficina de jueces y notarios).

Iglesia Santa Maria delle Grazie

La iglesia de Santa Maria delle Grazie esta muy cerca de la Plaza del Duomo, caminando en 20 minutos estarás allí. Alberga una de las obras maestras de la historia del arte, ya que Leonardo da Vinci pintó el fresco de La Última Cena, en la pared del comedor de este convento.

Debido al deterioro por el paso de los años y de las guerras, la pintura está en un estado muy delicado, por ello han tenido que limitar las visitas. Si quieres acceder a ella, te recomiendo que compres la entrada aquí con antelación, sino no podrás verla.

Castillo Sforzesco

El Castillo Sforzesco, que tiene su origen en una fortaleza construida durante el siglo XIV. Fue ocupado de forma sucesiva por franceses, españoles y austriacos, y destruido por Napoleón en 1801. Un siglo después se reconstruyó para devolverlo al aspecto que tenía en la época de esplendor de la familia Sforza.

En su interior se encuentran una pinacoteca, dos bibliotecas y más de diez museos entre los que destacan el Museo de Arte Antiguo, el Museo de Muebles y esculturas en madera, el Museo Egipcio y la Pinoteca. Además en el edificio Ospedale Spagnolo se encuentra la Pietá Rondanini, la última escultura del genial Miguel Ángel que quedó inacabada.

Puedes llegar al él a pie bajando por la popular Vía Dante desde la Plaza del Duomo, en unos 20 minutos, así puedes aprovechar para pasarte por la zona de tiendas y pararte a comer un helado o tomarte un café en el impresionante Starbucks.

Parque Sempione

Atravesando el Castillo Sforzesco encontrarás el parque Sempione. Es un enorme jardín de estilo inglés en el que puedes encontrar desde un lago artificial hasta amplias zonas de césped que se llenan de gente cuando hace buen tiempo, que invita al paseo y al descanso.

En uno de los extremos del parque encontrarás el enorme Arco della Pace que conmemoraba las victorias de Napoleón y en otra parte del parque el Arena Civica, un anfiteatro en el que se celebran conciertos de música o actividades de deporte.

Barrio de Brera

Otro de los lugares que no puedes perderte es el bohemio barrio de Brera, donde encontrarás calles adoquinadas, tiendas originales, cafeterías y tabernas maravilosas.

En este barrio hay numerosos edificios del siglo XVIII, como el Palazzo Brera con su espectacular Pinoteca, considerada uno de los museos más importantes del mundo al albergar pinturas de grandes maestros de los siglos XIII al XX.

También puedes visitar sus iglesias como la Chiesa di San Marco, la Chiesa Santa María del Carmine, la Basílica San Simpliciano o la Chiesa di Sant’Angelo. Otros lugares interesantes son el Piccolo Teatro, el Jardín botánico de Brera y el Observatorio Astronómico, famoso por ser el lugar donde el astrónomo Giovanni Schiaparelli observó los conocidos «Canales de Marte» por primera vez.

Barrio Navigli

El Barrio Navigli es el barrio de los canales, con dos grandes canales el Naviglio Grande y Naviglio Pavese, los dos únicos que se conservan del momento histórico en el que Milán se hizo accesible desde el mar.

Estos canales presentaron muchos problemas de navegabilidad hasta que en el siglo XV Leonardo da Vinci los mejoró para convertirlos en grandes rutas de transporte de mercancías y pasajeros que llegaban a Milán.

Actualmente se han reconvertido en un bonito paseo lleno de barcos-restaurantes, terrazas y una agitada vida nocturna. En el Naviglio Grande además de sus restaurantes, no puedes perderte la Chiesa di San Cristóforo y el Callejón de las lavanderas, mientras que el Naviglio Pavese, más pequeño, tiene un ambiente más enfocado a los pubs y a los jóvenes.

Quadrilátero de Oro

Milán es famosa por la moda italiana e internacional y el Quadrilátero de Oro, donde están las tiendas más lujosas de las firmas y diseñadores italianos y del resto del mundo. Encontrarás desde talleres de moda, cafeterías originales, antiguos palacios, boutiques, joyerías y perfumerías.

Su nombre se debe a que se encuentra delimita por cuatro calles: Corso Venecia, Vía della Spiga, Vía Alessandro Manzoni y Vía Monte Napoleone, siendo esta última, parte de la lista de la calles más caras del mundo, comparable a la Quinta Avenida de Nueva York.

El “dedo” de Maurizzio Cattelan

Una escultura en mármol de una mano cortada con el dedo corazón levantado que se expone ante la sede de la Bolsa de Milán ha provocado un animado debate en la capital financiera de Italia.

La instalación de 11 metros, llamada “L.O.V.E.” forma parte de una retrospectiva dedicada al artista contemporáneo italiano Maurizio Cattelan.

donde comer:

En Milán encontrarás un montón de restaurantes y podrás comer bien en prácticamente todos, la diferencia es que si estás en una zona más turística, los precios son más elevados, pero eso pasa en todos los destinos turísticos.  Te voy a hablar de los sitios que yo fui y que me parecen más interesantes:

  • LA TERRAZA DE APEROL: El mayor atractivo de este sitio son las vistas a la catedral, tanto de día como por la noche. No es barato pero vale la pena tomarse una copa allí.
  • RISTORANTE DA OSCAR: Es un restaurante famoso por su carbonara y no me extraña que tenga esa fama, son realmente espectaculares. Esta en la Via Lazzaro Palazzi, 4. Puedes ir después de visitar la zona del quadrilatero de moda o cuando visites el barrio de Brera.
  • PIZ MILANO Y UN ‘ALTRA PASTA: Si quieres comer pizza, estos son los dos restaurantes que te recomiendo. No son lujosos pero son de los número uno en la ciudad, son pequeños y tienen largas colas, así que intentar ir con un poco de tiempo. Los dos tienen terrazas exterior.
  • EL CICININ: Si vas al barrio de Navigli aprovecha para comer o cenar en cualquiera de sus restaurantes cerca de los canales. Uno de los platos típicos son las tablas de embutidos y quesos, pídetelos con un Aperol Spritz.
  • No te pierdas las heladerías de Milán como los de Venchi, hacer un aperitivo cerca de la zona del Duomo como en Straf Bar o entrar en el Starbucks para ver su impresionante café.

Y hasta aquí llegan mis recomendaciones de qué ver en Milán, espero que te haya gustado y si estás interesado en otra ciudad italiana no te pierdas mi artículo de Qué ver en Roma.

 

QUÉ VER EN ROMA

QUÉ VER EN ROMA

QUÉ VER EN ROMA

No te puedes perder este artículo de qué ver en ROMA si estás pensando visitar la ciudad. Aquí encontraras un poco de historia, recomendaciones de cómo llegar a Roma y dónde comer.

Roma es la capital de Italia,  una extensa ciudad donde puedes recorrer casi 3.000 años de arte, arquitectura y cultura.

Roma es conocida como la “Ciudad Eterna” porque en ella el tiempo parece haberse parado hace siglos. Sus monumentos y los restos de edificios hacen que un paseo por sus calles se convierta en un viaje en el tiempo hasta la época de máximo esplendor de la capital.

Enamorarse de esta bella ciudad es fácil y más de uno acabamos volviendo porque siempre quedan rincones nuevos por descubrir.

Con más de 16 millones de visitantes anuales, el turismo en Roma es imparable. Es la tercera ciudad europea que más visitantes atrae, por detrás de Londres y París, con la que mantiene una intensa lucha por el puesto de la ciudad más romántica de Europa.

QUÉ VER EN ROMA

cómo llegar a roma desde el aeropuerto de fiumicino:

El aeropuerto principal, el Aeropuerto Leonardo Da Vinci, también conocido como Fiumicino, situado a 30 km del centro de Roma.

Una vez en el aeropuerto y para llegar a Roma tienes varias opciones: Puedes coger un taxi que es la opción más rápida, contratar un servicio de transporte privado o viajar en el tren Leonardo Express que sale de la propia estación y te deja en la estación de Termini (tardarás unos 32 minutos aproximadamente). Esta última opción es la más económica (puedes comprar el billete en la misma estación) y el tren funciona todos los días a partir de las 7:00 hasta las 23:30 horas.

También hay empresas de autobuses unen el aeropuerto de Fiumicino con la ciudad. En su mayoría se trata de buses directos a la estación de Termini sin paradas intermedias, aunque hay algunas excepciones. Los autobuses salen desde la terminal 3 del Aeropuerto y tardan aproximadamente 60 minutos en llegar al centro de la ciudad.

cómo llegar a roma desde el aeropuerto de ciampino:

El segundo aeropuerto es el Aeropuerto Giovanni Battista Pastine, conocido como Ciampino, está ubicado al sur-este de Roma y lo usan las compañías aéreas de bajo coste.

Igual que en el otro aeropuerto dispones de taxis o servicios privados de transportes, pero es la opción más cara, por ello es recomendable que antes de usarlos pactes el precio con el chofer.

El Aeropuerto de Ciampino no dispone de una estación de trenes interna o de un tren directo al centro de la cuidad. La única opción es el tren regional que comunica Ciampino con Roma. Es una forma rápida y barata de llegar hasta Termini, aunque es necesario llegar a la estación de trenes de Ciampino ciudad para poder tomarlo. Para llegar hasta allí deberéis tomar un autobús desde el aeropuerto, por lo tanto necesitas dos medios de trasporte distintos para llegar al corazón de la cuidad.

Distintas empresas de autobuses unen el aeropuerto de Ciampino con la ciudad. En su mayoría se trata de buses directos a la estación de Termini sin paradas intermedias (tardarás unos 40 minutos en llegar al centro). La principal empresa de autobuses es la Terravision, puedes comprar los billetes en su página web.

QUÉ VER EN ROMA:

Roma es una obra de arte urbana y eso la convierte en una de las ciudades más bonitas del mundo y por lo tanto una ciudad imprescindible de visitar. Para que te hagas una idea, aunque quieras visitarla en tres o cuatro días, va a ser imposible que no te dejes algo por ver. Yo te voy a poner un pequeño resumen de lo que puedes ver en 3 días pero como te digo, faltan muchas cosas más por descubrir de esta bella ciudad.

QUÉ VER EN ROMA

ciudad del vaticano:

La Ciudad del Vaticano, una ciudad estado ubicada dentro de Roma y es la sede central de la Iglesia Católica Romana, por ello el Papa reside en ella. Es un tesoro de la arquitectura y el arte icónicos.

El Vaticano es el estado soberano más pequeño del mundo, con una extensión de alrededor de 0’44 kilómetros cuadrados. Para que te hagas una idea solo la Basílica y la Plaza de San Pedro ya ocupan el 20% de su superficie. Allí viven unas 800 personas, de los que la inmensa mayoría son hombres, entre religiosos y miembros de la Guardia Suiza.

En tiempos de los romanos el Vaticano era una colina al otro lado del río Tíber. Como estaba ya fuera de las murallas de la ciudad y era prácticamente un barrizal, se utilizó la zona para celebrar esos espectáculos circenses que tanto gustaban en la Antigua Roma. Con el tiempo construyeron una necrópolis para enterrar a todos los muertos que salían de esos circos. Allí mismo también enterraron al apóstol San Pedro y en su honor en el siglo IV, el emperador Constantino decidió aplanar la colina y construir allí una basílica en honor a San Pedro.

Todos los domingos (y fiestas importantes) que el papa está en Roma, tiene lugar el rezo del ángelus a las 12 del mediodía. El papa sale a la ventana de su habitación, en el palacio apostólico, visible por encima de la columnata derecha, saluda a los peregrinos y turistas que se encuentran en la plaza y les dirige una breve alocución.

QUÉ VER EN ROMA

los museos del vaticano:

Los Museos Vaticanos son la colección de arte en manos privadas más grande del mundo. Fueron creados en 1506 por el papa Julio II que fue un gran mecenas de artistas como Miguel Ángel o Rafael, pero no fue hasta el último tercio del siglo XVIII que se abrieron al público.

Contienen antiguas esculturas romanas, como la famosa “Laocoonte y sus hijos”, junto con frescos renacentistas en las Salas de Rafael y en la Capilla Sixtina, famosa por el techo pintado por Miguel Ángel.

Un dato importante si quieres visitarlos, son las largas colas para entrar debido al gran número de visitantes, como por todos los controles que se han de pasar, por ello te recomiendo que compres la entrada anticipadamente.

Son innumerables todas las obras que tendrás que visitar por lo que te recomiendo que destines un día entero a hacerlo. Piensa que solo en la Capilla Sixtina vas a necesitar un buen rato para apreciar todos los frescos y el arte que hay en ella.

QUÉ VER EN ROMA

Castillo de Sant´Angelo

El Castillo Sant’Angelo es una fortaleza situada en el margen derecho del río Tíber, a escasa distancia de la Ciudad del Vaticano.  La construcción comenzó en el año 135 bajo las órdenes del emperador Adriano, que pretendía utilizarlo como mausoleo para él y su familia.

En el año 590 el Papa Gregorio I tuvo una visión del Arcángel San Miguel sobre la cima del castillo, anunciando el fin de la epidemia de la peste que estaba devastando toda la ciudad, por eso encima del castillo veremos la estatua de un ángel.

En 1277 se construyó un corredor fortificado de 800 metros de longitud que conectaba el castillo con la Ciudad del Vaticano para que el Papa pudiera escapar en caso de que se encontrara en peligro. Durante los asedios ocurridos en Roma durante 1527, el Papa Clemente VII utilizó la fortaleza como refugio.

Antes de llegar al castillo fíjate en el puente de Sant’Angelo, ya que es de los más bellos de Roma. Los tres arcos centrales son de época romana. En cambio, la decoración es del siglo XVI (las dos esculturas de San Pedro y San Pablo a la entrada) y del siglo XVII (ángeles con instrumentos de la Pasión, esculpidos por discípulos de Bernini). Las dos únicas esculturas de Bernini son la segunda y la cuarta de la derecha desde el castillo.

A tan solo 10 minutos del castillo puedes encontrar la que considero la mejor pizzeria de Roma, La Montecarlo.

pizzeria la montecarlo

La pizzeria La Montecarlo se encuentra en la calle Vicolo Savelli, 13  muy cerca del Corso Vittorio Emmanuele. No es un restaurante glamuroso, es más bien el típico restaurante que se ha ganado el éxito a pulso por sus buenos platos y donde puedes encontrar desde turistas, a los propios italianos disfrutando de la comida.

El restaurante lleva más de 30 años en activo y muchos han sido los personajes famosos, políticos y artistas que han ido a probar los platos de este restaurante, recomendado por la prestigiosa guía Routard.

coliseo

El Coliseo o Anfiteatro Flavio es un anfiteatro de la época del Imperio romano, construido en el siglo I. Está ubicado en el este del Foro Romano, y fue el más grande de los que se construyeron en el Imperio romano. Conocido originalmente como Anfiteatro Flavio (Amphitheatrum Flavium) pasa a ser llamado Coliseo (Colosseum) porque a su lado había una gran estatua, el Coloso de Nerón, un monumento dedicado al emperador Nerón que posteriormente sufrió transformaciones y llegó a desaparecer.

El Coliseo, junto con todo el centro histórico de Roma, fue admitido en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980. El 7 de julio de 2007 fue reconocido como una de las siete nuevas maravillas del mundo moderno.

QUÉ VER EN ROMA

QUÉ VER EN ROMA

ARCO DE CONSTANTINO

El Arco de Constantino es un arco del triunfo que se encuentra entre el Coliseo y la colina del Palatino en Roma.

Fue erigido en el año 315 para conmemorar la victoria de Constantino I el grande, en la batalla del Puente Milvio. El Arco de Constantino es uno de los monumentos mejor conservados de la antigua Roma.

QUÉ VER EN ROMA

LA FONTANA DI TREVI

La Fontana di Trevi es la fuente más monumental y la más grande de Roma (casi 20 metros de ancho y 26 metros de alto) y es una de las más hermosas del mundo.

La fuerte que podemos admirar actualmente fue construida en el siglo XVIII por Nicola Salvi y está situada en la Piazza di Trevi. A  veces puede ser difícil de encontrar, ya que está encerrada entre los edificios de la pequeña plaza. De hecho, el nombre de Trevi deriva de “Tre Vie” (tres vías) y hace referencia al punto en el que se encuentran las tres calles que forman la plaza.

Sus orígenes se remontan hasta el s. XIX a.C. cuando esta fuente era el final del acueducto Aqua Virgo, un acueducto que traía agua de un manantial a unos 20 km. de la ciudad.  Posteriormente se construyó la famosa fuente barroca con la escultura de Neptuno en el centro.

Los trabajos para su construcción se prolongaron durante 30 años y el creador murió sin ver terminada su extraordinaria Fontana, por eso, finalmente fue acabada por Giuseppe Pannini.

Como curiosidad, en esta fuente surgió la costumbre de arrojar una moneda al estanque para asegurar el retorno a la Ciudad Eterna. Para hacerlo correctamente hay que tomar la moneda con la mano derecha, ponerse de espaldas a la fuente y lanzarla por encima del hombro izquierdo.

Te recomiendo que si puedes la visites tanto de día como de noche, te sorprenderá ver como cambia la fuente y su entorno.

PIAZZA NAVONA 

La Piazza Navona fue construida por Gian Lorenzo Bernini en el 1600 donde estaba situado el Estadio de Domiciano, por eso tiene forma de antiguo circo romano.

Se caracteriza por las maravillosas fuentes que la complementan, la principal, realizada por Gian Lorenzo Bernini, está dedicada a los  cuatro ríos de los cuatro continentes conocidos en ese momento: El Nilo por África, el Danubio por Europa, La Plata por América y el Ganges por Asia.

Las otras dos fuentes ubicadas en los extremos de Navona son la Fuente de Neptuno y la Fuente del Moro, fueron realizadas una por Giacomo della Porta y completadas posteriormente con elementos de Bernini.

Aquí te hago dos recomendaciones para hacer una parada para comer.

comer en antica taverna roma

En la calle de la Via di Monte Giordano, 12 justo detrás de la Plaza Navona en una ambiente íntimo y romántico del centro histórico encontrarás la Antica Taverna Roma. Un restaurante con un estilo rústico e informal que tiene terraza para disfrutar en verano y queda a una plaza pequeñita y con mucho encanto.

El sabor y la tradición están presentes en sus platos y lo mejor es poder degustar la auténtica comida romana en un ambiente tranquilo y modesto. Te recomiendo la pasta a la carbonara y la Parmigiana di melanzane.

tre scalini

Pero resérvate para el postre que ahora te explico mi segunda recomendación, el famoso tarfufo. En la plaza Navona encontrarás dos locales con terraza que se disputan el mejor tartufo artesanal. Uno es Ai Tre Tartufi inaugurado en 1896 y el otro (que es el que yo visité) fue Tre Scalini cuyo origen se remonta a 1815 gracias a la licencia otorgada por el cardenal camarlengo de Pío VII.

El tartufo contiene 13 tipos de cacao y una cereza caramelizada al ron en su interior​. Su nombre se debe por su similitud a una trufa aunque no lleva nada de ese hongo. Es realmente potente, así que te aconsejo que lo compartas con tu acompañante.

PANTEÓN DE AGRIPA

Y para bajar toda esta comida sigamos caminando por Roma, esta vez te llevo hasta el Panteón de Agripa o  Panteón de Roma.

Se trata de  un antiguo templo romano encargado por Marco Agripa durante el gobierno de Augusto. Fue terminado por orden del emperador Adriano alrededor del año 126.

Todo en el Panteón tiene un significado simbólico, comenzando por el enorme oculus en el centro de la cúpula, una abertura de nueve metros de diámetro que deja entrar a pleno la luz del sol y dota al lugar de una atmósfera casi irreal.

Las dimensiones y diseño del edificio responden a un cuidadoso cálculo matemático, relacionado con las proporciones cósmicas y las creencias religiosas de la época.

Si vas al Panteón por la noche tienes una buena opción para cenar en la Antica Salumeria donde podrás degustar desde pizzas, bocadillos, embutidos o quesos y una gran variedad de vinos.

Plaza del Popolo

La Plaza del Popolo se encuentra situada al comienzo de la Vía Flaminia y constituía la entrada a la ciudad en tiempos del Imperio. Actualmente continúa siendo un importante cruce de caminos. Mirando en dirección sur, desde la plaza nacen tres importantes calles; a la izquierda la Vía del Babuino, a la derecha la Vía di Ripetta y en el centro la Vía del Corso, una de las principales arterias comerciales de la ciudad.

En el centro de la plaza se sitúa un obelisco egipcio de 24 metros dedicado a Ramsés II, conocido como Obelisco Flaminio. Ubicado en el Circo Máximo desde el año 10 a.C., fue trasladado hasta la Plaza del Popolo en 1589.

También encontrarás las iglesias de Santa María dei Miracoli y Santa María in Montesanto, dos templos aparentemente gemelos que ocultan algunas diferencias.

Las mejores vistas de la plaza se obtienen desde los Jardines del Pincio, subiendo por las escaleras de su parte este.

plaza de españa

Muy cerca de la plaza del Popolo te encontrarás la Plaza España, para llegar a ella camina hacia la Vía del Babuino y síguela.

La Plaza de España es de las más conocidas, su nombre se debe a la ubicación de la embajada española ante la Santa Sede.

Está situada en una de las mejores zonas de Roma: la Vía dei Condotti (famosa calle para ir de compras), la Vía Frattina y la Vía del Babuino (con varios palacios del siglo XVII y XVIII) son algunas de las calles más destacadas de la ciudad.

Las escaleras de la Plaza de España de Roma fueron construidas a principios del siglo XVIII para comunicar la plaza con la Iglesia de Trinità dei Monti, y son la zona más especial de la plaza. En el mes de julio esta escalinata se viste de gala ya que se celebra sobre ella el desfile Donne Sotto le Stelle.

plaza del quirinale

Otra de las plazas importantes en la ciudad es la plaza del Quirinale, situada en la más alta de las siete colinas de Roma. La Plaza del Quirinale ofrece unas espléndidas vistas de la ciudad y tres de sus lados se encuentran flanqueados por imponentes edificios.

Uno de los elementos más llamativos de la plaza es el obelisco que se encuentra situado junto a las estatuas en las que Cástor y Pólux, patronos de los jinetes, aparecen domando a unos caballos.

Se construyo en 1573 como residencia de verano para el papado y se convirtió en la residencia real italiana tras la unificación de Italia. Desde 1947 el edificio funciona como residencia para el presidente de la República. Todos los días a las 15:00 horas tiene lugar la ceremonia del cambio de guardia.

Monumento a Víctor Manuel II

El Monumento Nazionale a Vittorio Emanuele II fue inaugurado en 1911 para rendir homenaje a Víctor Manuel II, primer rey de Italia tras su unificación. En su interior se encuentran el Instituto para la Historia del Risorgimento italiano y el Museo Central del Risorgimento.

Desde 1921 el Monumento a Víctor Manuel acoge la tumba del soldado desconocido, un lugar en el que brilla la llama eterna y se encuentra siempre custodiado por dos soldados.

El monumento fue muy criticado desde su construcción, ya que fue necesario derribar numerosos edificios de gran valor para dejar libre suficiente espacio. Entre los ciudadanos italianos no llegó a cuajar la idea de instalar un edificio tan llamativo y recargado junto al resto de los edificios clásicos que lo rodean, por ello los italianos lo llaman pastel de bodas o máquina de escribir.

QUÉ VER EN ROMA

mercado Y FORO de trajano

Muy cerca al monumento de Víctor Manuel encontrarás el Mercado y el foro de Trajano.

El Foro de Trajano  es la más importante de las ampliaciones del foro Romano realizadas entre el final de la república y el principio de la Roma Imperial, concretamente entre los años 107 y 112.

QUÉ VER EN ROMA

En otro de los laterales de la plaza se levantaba la Basílica Ulpia, de la que hoy sólo podemos ver los restos de algunas columnas.

Por detrás de los restos de la Basílica podrás ver la Columna de Trajano. Es un monumento conmemorativo de la victoria del emperador Trajano sobre los Dacios construida en el año 114.

QUÉ VER EN ROMA

Por otro lado, el mercado acoge en la actualidad el Museo de los Foros Imperiales. Fue construido entre los años 100 y 110 d.C. siendo el primer centro comercial cubierto de la historia. El complejo se construyó en ladrillo y estaba formado por seis plantas a lo largo de las cuales se distribuían más de 150 locales comerciales.

foro romano

El Foro Romano representaba el centro neurálgico de la antigua Roma, ya que se desarrollaba la vida pública, cultural, religiosa y económica de la época republicana y el Imperio.

QUÉ VER EN ROMA

El Foro es, junto con el Coliseo, la mayor muestra de grandeza del Imperio Romano que se puede ver en la actualidad.

Al finalizar el Imperio, el Foro Romano se dejó en el olvido y poco a poco quedó enterrado. Aunque en el siglo XVI ya se conocía su existencia, no fue hasta el siglo XX cuándo se realizaron las primeras excavaciones.

Además del gran número de templos que hay, conviene prestar especial atención a los siguientes puntos de interés:

  • Vía Sacra: Era la principal calle de la antigua Roma y comunicaba la Plaza del Campidoglio con el Coliseo.
  • Arco de Tito: Es un arco del triunfo que conmemora la victoria de Roma sobre Jerusalén. Fue construido tras la muerte del emperador Tito.
  • Arco de Severo Séptimo: Arco erigido en el año 203 d.C. para conmemorar el tercer aniversario de Severo Séptimo como emperador.
  • Templo de Antonino y Faustina: Construido en el siglo II, el templo de Antonino y Faustina es el templo mejor conservado del Foro Romano.
  • Basílica de Majencio y Constantino: Aunque está casi derruida, su tamaño da a entender que fue uno de los edificios más importantes del Foro Romano.
  • La Curia: En este edificio se reunía el Senado para tomar decisiones administrativas y sobre el Gobierno de Roma.
  • Columna de Foca: Erigida en el año 608 d.C. en honor al emperador de Bizancio. Con una altura de más de 13 metros, es de las pocas que han permanecido en pie desde que fue erigida.

luperca la loba de rómulo y remo

Luperca es la loba que según la mitología romana amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma, cuando el rey Amulio mandó que se les matara.

La cronología de la figura de la loba ha sido muy discutida; según la tradición, la escultura de la loba sería etrusca, aunque se estima que data de la Edad Media, mientras que las estatuas de los niños Rómulo y Remo fueron creadas y añadidas en 1471.

La Plaza del Campidoglio es uno de los principales focos turísticos de la ciudad, no sólo por su céntrica situación o porque en ella se encuentran situados los Museos Capitolinos, sino porque en la esquina entre el Palazzo Senatorio y el Palazzo Nuovo se encuentra situada la escultura de la mítica Loba Capitolina amamantando a Rómulo y Remo, pero recordar que la loba que se encuentra sobre la columna es sólo una copia, ya que la original está resguardada en los Museos Capitolinos.

circo máximo

El Circo Máximo, situado entre los montes Aventino y Palatino, era el más grande de Roma. Se trata de un recinto alargado con espacio para 300.000 espectadores. La pista de arena, con unas dimensiones de 600 metros de longitud y 225 metros de anchura, hacía del Circo Máximo el mayor de Roma, por delante del Circo Flaminio y el Circo de Majencio.

Los circos romanos constituían las instalaciones lúdicas más importantes de las ciudades romanas, además de los teatros y anfiteatros. Se trataba de un recinto alargado en el que se celebraban los juegos públicos, consistentes en carreras de carros y diferentes espectáculos.

Apenas queda nada de lo que fue, tenlo en cuenta si decides ir. Sin embargo si quieres visitar la boca de la Verdad te pilla de camino.

boca de la verdad

Según cuenta la leyenda un marido que desconfiaba de su esposa la llevó ante la Boca de la Verdad para comprobar su fidelidad. La mujer reaccionó fingiendo un desmayo y su amante la recogió en sus brazos. Después la mujer juró ante la Boca de la Verdad que sólo había estado con su marido y con el hombre que acababa de recogerla.

La legendaria escultura de la Boca de la Verdad es de enormes dimensiones, con un diámetro de 1,75 metro. Está dedicada al Dios del Mar representado por un rostro masculino con barba, con los ojos, la nariz y la boca perforados.

La escultura estaba en la Plaza de la Bocca della Veritá, pero en 1632 fue trasladada al exterior de la Iglesia de Santa María. Es común ver a turistas haciendo cola para fotografiarse con esta escultura, sobretodo introduciendo su mano dentro de la boca y haciendo algún gesto divertido.

PIRÁMIDE DE CAYO CESTIO

A unos 20 minutos caminando desde la boca de la verdad puedes encontrarte sorprendentemente con este monumento egipcio.

Y es que en el siglo 1 a.C. Egipto estaba de moda, desde África llegaban muchas influencias culturales y artísticas, por ello podemos encontrar múltiples obeliscos en Roma. Cuando llegaban este tipo de monumentos se recibían con gran interés y fascinación. 

Cayo Cestio, político, pretor y sacerdote, dejó escrito en su testamento el deseo de ser enterrado en un mausoleo proyectado a la manera de las pirámides egipcias. A sus descendientes, para tomar posesión de la herencia, les puso una condición imperativa: que el monumento estuviese levantado en el plazo de 330 días desde la fecha de su fallecimiento. Y así es como hoy en día podemos encontrar una pirámide en Roma.

TRASTEVERE

El Trastevere es uno de los barrios más agradables de la ciudad y que más os recomiendo visitar. Su aire bohemio y tranquilo enamora a los turistas y a los romanos, por ello es una de las mejores zonas para visitar.

La vida en el barrio se concentra alrededor de la Piazza di Santa María, en la que se encuentra la Basílica de Santa María. Fue fundada por el Papa Calixto I en el siglo III, cuando el cristianismo aún era un culto minoritario. 

Te aconsejo que pasees por sus calles, te pares a comprar algún souvenir o aproveches para comer en una de sus trattorias.

Como recomendación para comer en este barrio os diré que me encantó el Ristorante Da Massi

ristorante da massi

El restaurante Da Massi es uno de los más antiguos de Trastevere , detrás de Piazza Trilussa, en Via della Scala 34.

Se inauguró en 1950 como lugar de reunión para los romanos, pero después se convirtió en un restaurante de cocina auténtica romana. Encontrarás desde alcachofas alla giudia hasta rigatoni con pajata , desde pasta alla gricia hasta amatriciana , desde cacio e pepe alla carbonara , todo con pasta casera y respetando los sabores de la tradición.

Y hasta aquí llega mi viaje a Roma, he de deciros que es la tercera vez que lo visito y que no será la última. Esta última visita a la ciudad a sido muy especial para mí, he podido disfrutarlo con dos grandes compañeros de viaje. Y ya sea porque Roma enamora o porque echamos de nuevo la moneda a la Fontana di Trevi, sé que Roma me seguirá esperando. ¡¡Ciao bella Roma!!

 

PANETTONE CON PEPITAS DE CHOCOLATE

PANETTONE CON PEPITAS DE CHOCOLATE

PANETTONE CON PEPITAS DE CHOCOLATE

Esta receta de panettone con pepitas de chocolate ha tenido un éxito rotundo en casa y entre mis amigos. Es bastante sencilla de seguir pero la has de hacer con un día de antelación. Además necesitarás los moldes para panettones, con esta receta te saldrán dos panettones de 1 kg. cada uno, yo los he conseguido en Gadgets cuina.

Ingredientes 1ª masa:

  • 110 gr de leche
  • 110 gr de harina de fuerza
  • 8 gr de levadura fresca

Ingredientes 2ª masa:

  • 4 huevos + 2 yemas
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 120 gr de azúcar
  • 130 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 15 gr pasta de panettone Home Cheff
  • La 1ª masa que tenemos reservada

Ingredientes 3ª masa:

  • 3 huevos + 3 yemas
  • 300 gr de harina de fuerza
  • 100 gr de azúcar
  • 130 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 10 gr de miel
  • Las semillas de una vaina de vainilla
  • Perlitas de chocolate al gusto
  • La 2ª masa que tenemos reservada

Elaboración primera masa:

Para empezar elabora la primera masa. Para ello mezcla los ingredientes en un bol y lo dejas fermentar el día anterior a temperatura ambiente. Déjalo bien tapado y en un lugar protegido de las corrientes.

Elaboración segunda masa:

Al día siguiente elaborarás la segunda masa, pon todos los ingredientes de la segunda masa, incluida la primera masa, menos la mantequilla. Si lo haces con un robot ponlo a velocidad 5 durante 5 minutos, si te salta el secu, termina amasándola a mano. Cuando tengas una masa un poco estable, añade poco a poco la mantequilla y las vas integrando en la masa. Te quedará una masa un poco fea, como la de la foto.

 

Elaboración tercera masa:

Deja la masa levar, tapada y hasta que doble su volumen en un sitio sin corrientes.

Una vez que ha levado, vamos a hacer la tercera masa para ello bate los huevos y las yemas junto con la harina, vainilla, miel y azúcar. En el robot ponlo a velocidad 5 y durante 5 minutos.

Añade la segunda masa y vuelve a batir a velocidad 5.  Puede que te vuelva a saltar el secu y si es así acabar a mano. Una vez que todos los ingredientes estén integrados, añadir la mantequilla como en el proceso anterior, vamos introduciendo la mantequilla a trozos e integrando. Finalmente ha de quedar una masa elástica.

último levado:

Estira la masa y añade la mitad de las perlas de chocolate, dobla por la mitad y añade el resto de las perlas y vuelve a doblar. Bolea la masa y darle forma redonda. Divide la masa en dos, yo la he pesado para que me diera más exacto y pon una bola en cada molde de papel.

Deja fermentar de nuevo y siempre tapados con un trapo. Como la fermentación es lenta, yo los he dejado toda la noche.

6

Precalienta el horno a 180ºC. Hazles a cada panettone una cruz en la parte de arriba y pon una cucharada sopera de mantequilla en el centro. Mételos en el horno en la parte inferior y cuece 45 minutos, aproximadamente a los 20 minutos si ves que la parte superior esta dorada, protege con papel de plata. Pincha en el centro y comprueba que están bien cocidos, sino aumentar 10 minutos más.

Saca los panettones y en la base de los mismos clavar unos palos de brocheta de madera y ponerlos boca abajo para que se enfríen, así se evita que el bizcocho se baje.

7

 Ya están listos para degustarlos, si no los comes en el mismo día guárdalos bien protegidos porque a medida que van pasando los días la textura es menos jugosa.