SINCRONIZADAS DE PAVO Y ESPINACAS

SINCRONIZADAS DE PAVO Y ESPINACAS
4.3 (6)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 4.3)

SINCRONIZADAS DE PAVO Y ESPINACAS

Las sincronizadas de pavo y espinacas son deliciosas. Lo mejor de todo es lo fáciles y rápidas qué son de preparar. Se les llama sincronizadas ya que consiguen «sincronizarse» las dos tortillas cubriendo el contenido de queso y el relleno que prefieras.

En algunas regiones de México es común añadir crema ácida que realza el sabor final. La versión Tex-Mex contiene judías, queso, carne de vacuno y guacamole.

Puedes ir variando su relleno, en función de lo que más te guste o lo que tengas en casa, pero lo que no puede faltar es el queso.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 cebolla
  • 1 pechuga de pavo pequeña
  • 1 tomate
  • 250 gr de espinacas frescas y limpias
  • 4 tortitas de maíz o de harina
  • Queso rallado emmental Chihuahua o Oaxaca.

elaboracióN:

Para empezar precalienta un sartén a fuego medio con el aceite. Pica la cebolla en daditos y cuando el aceite esté caliente añádela y deja que se vaya haciendo a fuego lento. Añade una pizca de sal y deja que se caramelice poco a poco.

Mientras limpia el tomate, retira las pepitas del interior y la piel si lo deseas. Córtalo en daditos.

Limpia el pavo y córtalo a daditos pequeños también. Reserva.

Una vez que la cebolla ya empiece a tener un color dorado, añade el tomate y deja que se cocinen juntos un par de minutos.

A continuación añade el pavo y salpimenta. Deja que se rehogue el conjunto.

Revisa las espinacas que estén bien limpias, y añádelas a la sartén hasta que mengue su tamaño. Puedes añadirlas en tandas para que así te quepan todas en la sartén. Después reserva el relleno.

En otra sartén calienta la tortita a temperatura medio baja para que no se te dore en exceso. Calienta dos tortitas unos minutos hasta que veas que empiezan a coger color, después dale la vuelta.

A continuación en una de las tortitas, añade una capa generosa de queso. Después añade parte del relleno y encima de éste otra capa de queso generosa. Pon encima la otra tortita que habías dorado y deja que se vaya derritiendo el queso y se vayan uniendo o sincronizando las dos tortitas. Ves dándoles la vuelta con ayuda de un plato, como si girases una tortilla de patatas.

Una vez que el queso quede fundido ya la tendrás lista, solo has de repetir la operación hasta agotar todo el relleno.

Antes de presentarlas, córtalas en cuatro triángulos y listos. ¡A disfrutar!

Si te ha gustado esta receta y te han sobrado tortitas no te pierdas la receta de tacos con codillo a baja temperatura.

 

Published by

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.