RISOTTO DE GAMBAS

RISOTTO DE GAMBAS

RISOTTO DE GAMBAS

Este Risotto de Gambas es una receta muy fácil de elaborar y queda espectacularmente rico.  Es un plato que siempre puedes preparar un fin de semana o cuando tienes invitados que también queda muy bien.

En este caso yo le he querido hacer un sofrito con las cabezas y las cáscaras de las gamba, para después sacarle todo el sabor. Realmente este fondo le aporta un sabor al arroz impresionante y con un sabor intenso a mar que te va a dejar enamorado.

Si te gustan los arroces te animo a que otro día prepares este risotto de champiñones  o el risotto de pato y setas

INGREDIENTES:

  • 300 gr de arroz carnaroli o arborio
  • 1 calabacín grande
  • 80 gr de queso parmesano rallado
  • 3 dientes de ajo y una cebolla grande
  • Un par de gambas rojas grandes por comensal
  • 1 litro de caldo de pescado casero
  • 250 ml de vino blanco
  • Sal, pimienta y aceite de oliva
  • Cebollino para decorar

ELABORACIÓN de la reducción de gambas:

Para empezar en una cacerola pon un chorrito de aceite y las gambas enteras, déjalas que se salteen a fuego lento y añade un chorrito de vino blanco. Deja que reduzca un poco el vino y añade medio vasito de agua. Retira las gambas y déjalas enfriar.

Una vez frías reserva la carne de las gambas y en el vaso de la túrmix pon las cabezas, las cáscaras y la reducción que te ha quedado en la cacerola al saltearlas. Tritura todo con la túrmix y después cuela esta mezcla con un chino o con un colador con maya pequeña.

elaboración del risotto:

Pela la cebolla y los ajos. Pica los ajos y la cebolla rállala.En una cacerola pon un chorrito de aceite y añade los ajos. Al minuto añade la cebolla y deja que poche todo y se vaya dorando a fuego medio. Añade un poco de sal y pimienta.

Cuando la cebolla y el ajo comiencen a dorarse, agrega el calabacín cortado a daditos pequeños y deja que se haga todo el conjunto poco a poco

Cuando toda la verdura tenga un tono dorado, añade el arroz y la reducción de las gambas, deja que cueza 3 o 4 minutos sin dejar de remover. A continuación añade el vino blanco y remueve bien el arroz con el resto de ingredientes. Deja que se consuma el alcohol y sigue moviendo.

Cuando reduzca el vino, añade un par de cucharones del caldo caliente y listo para que no se corte la cocción. No pares de mover el arroz, porque lo que nos interesa es que suelte todo el almidón. Vas a ir añadiendo el caldo como te he explicado antes, osea un par de cucharones y mover hasta que se consuma, así hasta agotar el caldo.

En este punto pruébalo y comprueba que el arroz esté en el punto exacto de cocción, si ves que te ha quedado duro y ya no te queda caldo, pon a calentar rápidamente un poco de agua y haz el proceso anterior. Retira el arroz del fuego y ralla por encima el queso parmesano, removiendo bien para que se mezcle con el resto de ingredientes y se funda con el calor. Reserva una gamba por persona y las otras la puedes cortar en daditos y añadir en este punto. Remueve todo y vamos a emplatar.

presentación del risotto de gambas:

Para la presentación puedes hacer unas tejas de parmesano en el horno con solo un poco de queso parmesano rallado y orégano. Lo pones en una bandeja de horno con papel sulfurizado y lo dejas hasta que se deshaga, al enfriar se formará la teja. Finalmente decora por encima con una de las gambas que tenías reservada.

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *