GALLETAS BLANCO Y NEGRO

GALLETAS BLANCO Y NEGRO

GALLETAS BLANCO Y NEGRO

Estas galletas blanco y negro son deliciosas, desde que las probé la primera vez no paro de hacerlas. Y es que es un buen recurso para merendar o para prepararlas para el desayuno. Mojadas en café o leche, harán las delicias de los peques y de los no tan peques.

Las galletas quedan con una capa dura por fuera y blanda por dentro, como si fuera un bizcocho. Además ellas mismas se agrietan y al ponerle el azúcar glass hace que se vean más bonitas. Ya verás que cuando pruebes la primera, cogerás una segunda y una tercera…. vamos que es un no parar.

También con el mismo sistema hice unas de limón, puedes ver la receta aquí.

Ingredientes :

  • 200 gr de harina
  • 2 huevos
  • 100 gr de azúcar
  • ½ cucharada de levadura
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 250 gr de chocolate negro Nestle especial para fundir
  • 50 gr de mantequilla
  • Azúcar glass

Elaboración:

Para empezar ponemos la cuchilla mariposa en el robot y blanqueamos los huevos junto con el azúcar y la vainilla. Han de quedar espumosos y aumentar su volumen. Para ello programamos 8 minutos y a velocidad 5. Si no tienes robot, puedes batirlos con unas varillas eléctricas.

Derretimos la mantequilla y el chocolate en el microondas, hasta que queden totalmente disueltos. El resultado lo añadimos a la mezcla anterior y lo mezclamos a velocidad 5, durante 20 segundos.

Añadimos la harina y la levadura tamizada a la mezcla anterior. Programamos velocidad 5 y durante 2 minutos.

A continuación metemos la masa obtenida en el congelador unos treinta minutos porque así conseguimos que la masa se endurezca un poco y podamos trabajarla mejor.

Precalentamos el horno a 180º y sacamos la masa del congelador.

Con ayuda de una cucharada vamos cogiendo trozos de masa más o menos del tamaño de la cuchara.  Vamos haciendo bolas con la masa y después las rebozaremos en el azúcar glass que tendremos en un plato hondo.

Las ponemos en una bandeja de horno con papel sulfurizado y las distribuimos a cierta distancia unas de otras para que no se peguen entre ellas a la hora de expandirse.

Finalmente las horneamos 10 minutos. Las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Ya están listas para consumir, sólo te queda prepararte una buena bebida (café, cacao, leche…) y disfrutar de una buena merienda.

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *