BUÑUELOS DE ZANAHORIA Y CALABACÍN

BUÑUELOS DE ZANAHORIA Y CALABACÍN
5 (2)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

BUÑUELOS DE ZANAHORIA Y CALABACÍN

Estos buñuelos de zanahoria y calabacín son el aperitivo perfecto para preparar en casa. Quedan súper esponjosos y están riquísimos, estoy segura que te van a encantar.

Ingredientes:

  • 1 zanahoria
  • ½ calabacín
  • Sal al gusto
  • 125 ml de agua
  • 25 g de mantequilla
  • 75 g de harina de trigo
  • 3 g de levadura química
  • Sal
  • 2 huevos

ELABORACIÓN:

Para empezar pela la zanahoria y ralla su contenido con ayuda de un rallador, si no tienes rallador, puedes cortarla a daditos muy pequeños.

La bien el calabacín y sécalo. Después rállalo con piel . Mezcla las verduras y añade un poco de sal. Pon las verduras en un colador sobre un recipiente para que drenen el líquido que puedan soltar.

Por otro lado, en un cazo a fuego medio, añade el agua y la mantequilla y deja que la mantequilla se funda por completo.

En un bol, añade la harina de trigo, la levadura química y una pizca de sal, mezcla estos ingredientes. Añádelos al cazo que tienes en el fuego. Mezcla rápidamente con una espátula o cuchara de madera hasta eliminar cualquier grumo y procura que la harina quede bien mezclada. Retira del fuego.

Bate los huevos en un bol y añade la mitad de los huevos batidos a la masa que tienes en el cazo. Mezcla bien hasta que absorba todo el huevo. Después añade la otra mitad del huevo y vuelve a mezclar hasta que lo absorba. Te quedará una masa lisa y fácil de trabajar, si ves que te queda demasiado espesa puedes batir otro huevo y añadirlo poco a poco hasta que consigas una consistencia de pico de pato.

Escurre bien las verduras y vuelve a sazonar.

Calienta abundante aceite en una sartén y con ayuda de dos cucharitas dale forma a los buñuelos. Fríelos hasta que estén dorados, procura que el aceite no esté demasiado caliente para evitar que se cocinen por fuera y queden crudos por dentro. Deja que se den la vuelta o ayúdalos tú a girarlos cuando veas que están dorados.

Saca los buñuelos y colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Sirve calientes y a disfrutar.

Si te ha gustado esta receta, pruebas los buñuelos de bacalao con tomate concasse.

 

Published by

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.