MAGDALENAS DE ANISETE

MAGDALENAS DE ANISETE

MAGDALENAS DE ANISETE

Qué tiernas y deliciosas han quedado estas magdalenas de anisete y es que el toque de @mariebrizardexperience le da un sabor delicioso y único.

Ingredientes:

  • 250 mL de aceite de oliva suave
  • 6 huevos
  • 200 gr de azúcar blanco
  • 250 gr de harina de repostería
  • 15 gr de levadura en polvo
  • La piel de un limón
  • 75 ml de licor de anís @mariebrizardexperience

elaboración:

Para empezar casca los huevos en un bol y bátelos hasta blanquearlos, puedes hacerlo con unas varillas manuales o si tienes un robot de cocina puedes ayudarte con él.

A continuación añade el azúcar blanco y sigue batiendo hasta que se integre.

Añade el aceite en forma de hilo sin dejar de batir.

Tamiza con un colador la harina de repostería y la levadura en polvo. Añádelas a la mezcla junto con el licor de anís Marie Brizard y la ralladura de la piel de un limón que habrás lavado y secado previamente.

Después con ayuda de una espátula, mezcla bien todos los ingredientes, hazlo con movimientos envolventes de abajo hacia arriba, así evitarás quitarle el aire a la masa.

Guarda la masa en la nevera durante 1 hora tapada con papel film, así evitarás que la masa forme una costra.

Precalienta el horno a 180ºC.

Pon en un molde las cápsulas para magdalenas y rellénalas hasta las 3/4 partes de cada una, ya que han de crecer y se te pueden salir del molde.

Añade por encima un poco de azúcar blanco.

Hornea durante 30 minutos, si ves que se doran mucho puedes ponerle un papel de aluminio por encima.

Finalizado el tiempo, pincha con un palillo y comprueba que están totalmente horneadas, sino déjalas 5 minutos más.

Deja enfriar en el mismo molde 5 minutos y finalmente deja enfriar totalmente sobre una rejilla.

¡¡Y ya las tendrás listas para degustar!! Estoy segura que te van a sorprender.

Si te ha gustado esta receta y te gusta ponerle anís a tus elaboraciones, no te pierdas los mantecados de anís.

MANTECADOS DE ANÍSETE

MANTECADOS DE ANISETE

MANTECADOS DE ANISETE

Hoy os voy a enseñar a preparar un dulce casero con estos mantecados de anisete Marie Brizard, ideales para las fiestas navideñas y sorprender a vuestros invitados. Estos mantecados me recuerdan al sabor que tenían los dulces caseros que comía de pequeña, cuando iba al pueblo.

La receta es muy sencilla y además con muy pocos ingredientes, lo que la hace ideal para prepararlos para estas fiestas o incluso para hacer un bonito regalo.

ingredientes:

  • 250 mililitros de aceite de oliva
  • 125 mililitros de licor de anisete Marie Brizard
  • 25 gramos de azúcar
  • 520 gramos de harina de repostería
  • 2 cucharadas de crocanti de almendra cruda

elaboración:

Para empezar pon el aceite en un cazo y caliéntalo en el fuego pero con cuidado de que no llegue a hervir. Después retíralo y deja que se temple. Échalo en un cuenco y reserva.

A continuación calienta el anisete con 15 gr de azúcar (reserva el resto para el final), mezclando con una cuchara hasta que veas que el azúcar se ha integrado, después apártalo del fuego antes de que llegue a ebullición y añádelo con el aceite tibio.

Tamiza 500 gr de harina en el cuenco donde tenemos el aceite y el anisete. Hazlo en varias tandas y después con ayuda de una espátula mezcla. Has de conseguir que quede la harina totalmente integrada.

Después tapa el cuenco con papel film y reserva en la nevera durante unas dos horas, para que la masa enfríe y podamos trabajarla mejor.

Precalienta el horno a 180ºC.

Enharina la zona de trabajo y extiende la masa con ayuda de un rodillo, para que el rodillo no se enganche con la masa, puedes rebozarlo en harina.

Después con ayuda de un cortapastas con forma de estrella, dale la forma a tus mantecados. Por encima pon el crocanti de almendra y un poco de azúcar blanco, presiona un poquito para que se queden enganchados en la masa.

Pon los mantecados en la placa de horno forrada con papel sulfurizado y hornea durante15 minutos.

Después saca del horno y deja enfriar sobre una rejilla.

¡¡Y ya los tienes listos!! Ya veréis que sabor tan maravilloso que tienen y con ese toque de anisete que le da un sabor muy tradicional.

CHOCOLATE CALIENTE CON ESPECIAS

CHOCOLATE CALIENTE CON ESPECIAS

CHOCOLATE CALIENTE CON ESPECIAS

No me había planteado subir una receta como esta, pero me he dado cuenta que el chocolate caliente con especias es de las bebidas en invierno que más me gustan. Ya de por sí, cuándo vamos a merendar a la churrería suelo pedir un suizo, pero cuando quiero un buen chocolate caliente en casa, me lo preparo con canela y anís, que le da un toque maravilloso y muy diferente del que estoy acostumbrada a comer fuera.

No tiene ningún misterio, pero si que te voy a recomendar en este caso es que utilices un buen chocolate para hacer a la taza, va a ser realmente el éxito de tu receta.

Con esta receta te saldrán unas 4 raciones de chocolate caliente.

ingredientes:

  • 250 g de Chocolate a la taza
  • 250 ml de leche
  • 1 rama de canela
  • 1 anís estrellado

ELABORACIÓN:

Para empezar a preparar este chocolate caliente especiado, has de calentar la leche con la canela y el anís estrellado.

Una vez que la leche este caliente, déjala infusionar unos minutos.

Después añade el chocolate troceado y remueve constantemente hasta que el chocolate esté fundido. Lleva a ebullición y retira del fuego.

Saca el palito de canela y pasar el chocolate por un cedazo presionando con una cuchara sobre el anís estrellado para que desprendan su aroma.

Sirve caliente y si quieres puedes acompañarlo de unas porras o unos churros. Esta receta también te sirve si quieres preparar un suizo con un toque diferente, en este caso cuando le pongas la nata encima, puedes espolvorear por encima un poco de canela en polvo, le hará intensificar el sabor de las especias y te quedará súper delicioso.

También puedes acompañar este chocolate con unas galletas tipo “lenguas de gato” que son ideales para la merienda y la combinación es maravillosa.

FLAÓ IBICENCO

FLAÓ IBICENCO

FLAÓ IBICENCO

El flaó ibicenco es un postre típico de las islas Baleares, se trata concretamente de una tarta de queso muy sabrosa y con una textura muy particular.

El origen de esta tarta nos sitúa en el medievo ibicenco ya que era típica durante la época de Pascua, concretamente el domingo de resurrección. Hoy en día puedes encontrarla en muchos restaurantes y pastelerías de las islas.

La primera vez que la probé fue en Ibiza y me enamoré de ella, pero hasta este año cuando fui a visitar Formentera de nuevo y me la sirvieron en un restaurante, no me vino a la memoria. Pocos días hace de ello y ya la he preparado en casa y he de deciros que me ha gustado más mi receta que donde la probé. Ahora solo espero que os guste a vosotros tanto como a mí.

ingredientes para la masa:

  • Un huevo
  • La ralladura de medio limón
  • 25 gr de azúcar blanco
  • 200 gr de harina
  • Medio chupito de anís
  • Una cucharada de granos de anís
  • Una cucharada sopera de aceite de oliva
  • 30g de manteca de cerdo a temperatura ambiente

ingredientes Para el relleno:

  • 150 g azúcar
  • 250 gr queso fresco de Burgos
  • 180 gr de queso de oveja curado
  • 10 gr de hierbabuena
  • 5 huevos

elaboración del flaó ibicenco:

Para empezar vamos a elaborar la masa, para ello en un robot de cocina o manualmente, bate los huevos con el azúcar hasta que espumen o doblen el volumen.

Ralla la piel del limón sin llegar a la parte blanca y añádelo a los huevos. Agrega también el medio chupito de anís, la cucharada de aceite, el anís en grano y la manteca a temperatura ambiente. Deja que se integre todo y mientras tamiza la harina.

Añade la harina poco a poco a la mezcla hasta que que te quede una masa compacta y manejable que no se enganche en el robot.

Estira la masa con ayuda de un rodillo en una encimera engrasada con un poco de aceite de oliva. Ha de quedarte bien fina, engrasa el molde que vayas a usar para tu tarta con aceite o mantequilla o con spray antiadherente y forra su interior con la masa que has preparado. No te preocupes si se te rompe y no puedes ponerla de una sola pieza, ya que después con los dedos puedes estirarla y cubrir los agujeros que te queden. La masa es muy agradecida y es como si estuvieras trabajando con plastelina, así que no hay problema. Una vez cubierto todo el interior del molde, tapa y deja reposar.

Precalienta el horno a 180º.

Mientras vamos a por el relleno, para ello ralla el queso de oveja y desmiga el de burgos. En el robot de cocina o manualmente, bate los huevos con el azúcar hasta que espumen. Añade los dos tipos de queso y corta la menta a trocitos muy pequeños. Bate hasta que esté todo bien integrado y pon esta mezcla en el interior del molde.

Hornea durante 50 minutos a 180º, si ves que se dora mucho por encima, baja un poco la temperatura o ponle una hoja de papel de aluminio.

Una vez fuera del horno, deja enfriar y espolvorea por encima azúcar glass. Puedes decorarla con fruta fresca y hojas de menta, aunque generalmente no le pongan fruta a la tarta.

Una vez fría ya puedes degustarla, pero si la dejas enfriar en la nevera estará más buena y si la dejas para el día siguiente, mejor aún.