ZAPATO DE CHOCOLATE

ZAPATO DE CHOCOLATE

ZAPATO DE CHOCOLATE

¿Te imaginas regalar a alguien un zapato de chocolate y decirle que lo has hecho tú? Realmente es un regalazo porque no hay nada como regalar lo que puede crear uno mismo, ¿no crees?

Antes de hablar sobre como hacer el zapato, hemos de conocer que es el chocolate y sus técnicas de temperado que aprendí en Escribà Academy.

chocolate – LA técnica de Temperado

La finalidad del temperado es conseguir precristalizar la manteca del cacao y obtener el resultado excelente. Cuando se atempera el chocolate, la manteca de cacao que contiene se lleva a una forma cristalina estable y de esta manera se garantiza la dureza, el brillo y la fuerza del producto final enfriado.

Hemos de fundir el chocolate, al microondas lo has de calentar 30 segundos para no quemarlo y mezclar el chocolate. También si no es mucha cantidad puedes hacerlo al baño maría.

En una superficie plana de mármol tira 2/3 partes del chocolate fundido y trabájalo con ayuda de una espátula. Has de llegar hasta la temperatura indicada según el tipo de chocolate que uses. Una vez que tenga la temperatura adecuada, júntalo con el resto del chocolate. Trabájalo con la lengua y ya lo tienes listo para su uso.

Temperaturas de temperado

Chocolates negros: Calentar a 50/55º, bajar en el mármol a 29º y al mezclar con la 1/3 del bol ha de quedarte a 32º.

Chocolate con leche: Calentar a 40/45º, bajar en el mármol a 27º y al mezclar con la 1/3 del bol ha de quedarte a 29º.

Chocolate blanco: Calentar a 45º, bajar en el mármol a 24/25º y al mezclar con la 1/3 del bol ha de quedarte a 28º.

ingredientes y utensilios:

  • Chocolate al gusto
  • Spray de pintura alimentaria
  • Molde de policarbonato con forma de zapato
  • Una plancha o base que se pueda calentar
  • Una media de rejilla

elaboración:

Dependiendo del tipo de chocolate que escojas, la temperatura será diferente y tendrás que temperarlo según te he indicado anteriormente.

Rellena el molde policarbonato hasta arriba con el chocolate, déjalo unos segundos para que se forme una capa en el molde que te permita desmoldarlo después. Vacía el molde y déjalo boca abajo para que acabe de deshacerse del chocolate que no ha solidificado. Con ayuda de una rasqueta, quita el sobrante de chocolate del molde policarbonato que te haya quedado fuera del molde. Deja enfriar en el frigorífico y sácalo cuando veas que ha cambiado totalmente de color por todos los lados y no se vea pegado al plástico.

Con mucho cuidado desmolda, si la técnica y el grosor son los correctos, no tendrías que tener problemas de desmoldarlo.

Vuelve a repetir la misma operación con la otra parte del zapato y ya tendremos las dos partes listas.

Con ayuda de un cuchillo y un secador, ponte lejos del zapato a calentarlo para evitar que se te derrita, ves cortando todos los sobrantes de la forma del zapato, el empeine y lo que no quede bonito.

En una plancha caliente, pon las bases del zapato y que caliente por todos los lados por igual. Con cuidado une las dos partes y deja que se peguen. Si es necesario, del chocolate derretido anteriormente, ayúdate a cerrar y pegar las partes que queden si cubrir.

Pon el dentro del zapato papel de cocina y cúbrelo con la media de rejilla. Con un spray de color alimentario, pinta todo el zapato y deja secar bien. Retira la media con cuidado y finaliza decorando con algún bombón o forma de chocolate.

No te pierdas otras recetas de chocolate como esta mousse de chocolate 

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *