GALLETAS SALADAS DE PARMESANO

GALLETAS SALADAS DE PARMESANO

GALLETAS SALADAS DE PARMESANO

Estas galletas saladas de parmesano salieron espontáneamente al querer hacer otra receta y os aseguro que son unas galletas adictivas. Puedes usarlas como tentempié, como merienda o para acompañar a una tabla de embutidos. Quedan tan bonitas y presentables que hasta para ponerlo como parte del aperitivo de Navidad.

La receta de estas galletas es muy fácil y las tendrás listas en un momento, así que vamos a ella.

ingredientes:

  • 310 gr de harina de repostería
  • 80 gr de mantequilla
  • 250 ml de agua
  • 4 huevos tamaño L.
  • 180 gr de queso parmesano rallado
  • Orégano
  • 1/2 cucharita de sal
  • Nuez moscada

elaboración:

Para empezar en un cazo pon el agua a calentar junto con la mantequilla y la sal. Cuando esté caliente, sin llegar a ebullición, añade la harina tamizada y mezcla bien.

A continuación bate los 4 huevos y añádelos a la masa, vuelve a mezclar hasta que estén totalmente integrados.

Ralla el queso parmesano y añádelo a la masa junto con la nuez moscada. Mezcla de nuevo todo bien y el resultado ponlo en una manga pastelera con una boquilla rizada.

Precalienta el horno a 180º

En la bandeja de horno pon el papel sulfurizado y a continuación pon la manga pastelera con la boquilla verticalmente a la bandeja y haz una espiral con la masa acabando en el centro. Has de dejar espacio entre ellas porque las galletas se expanden y crecen un poquito.

Te llegará la masa para hacer dos bandejas de galletas.

Espolvorea por encima de cada galleta un poco de queso parmesano recién rallado, una pizca de orégano y unos granitos de sal del Himalaya, si no tienes de esta sal puedes ponerle la que tengas por casa o no ponerle.

Hornea durante 20 minutos o hasta que veas que cogen ese color dorado tan bonito. Saca del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla.

Vuelve a repetir la operación hasta agotar la masa totalmente.

Las galletas puedes guardarlas en una caja metálica fuera de las corrientes de aire.

Si te han gustado estas galletas para compartir, te dejo aquí las crackers especiadas que también te gustarán.

GOUGÈRES DE QUESO COMTÉ

GOUGÈRES DE QUESO COMTÉ

GOUGÈRES DE QUESO COMTÉ

Estos gougères de queso comté son espectaculares, es una especialidad gastronómica de la región francesa de Borgoña. Es una mezcla de queso en dados que se ralla y se agrega a la pasta choux caliente. La masa choux es la que se hace para los profiteroles o éclairs.

Son un aperitivo o snack delicioso que te va a enganchar y lo más importante es usar un buen queso, así que como era una receta francesa pensé en el queso comté que me encanta. Ya lo había usado antes en el pan de queso comté y beicon  y entonces ya me conquistó, así que esta es una buena receta para volverlo a utilizar.

ingredientes:

  • 300 ml de leche
  • 140 gr de mantequilla
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 140 gr de harina de repostería
  • 4 huevos de tamaño L
  • 200 gr de queso comté rallado más el que usarás para rallar por encima
  • Orégano

ELABORACIÓN:

Para empezar ralla el queso comté y divide en 130 gr para el interior de los gougères y el resto para espolvorear por encima.

En un cazo pon la leche, la mantequilla y la cucharadita de sal y ponlo a fuego medio, hasta que llegue a ebullición, en ese punto retira del fuego.

Echa de golpe la harina y remueve vigorosamente hasta que la masa se haga una bola y se despegue de las paredes del cazo.

Deja templar unos cinco minutos la masa y después ves añadiendo los huevos de uno en uno, removiendo bien entre uno y otro hasta que la masa los vaya absorbiendo.

A continuación añade el queso rallado y vuelve a mezclar bien.

Pon la masa en una manga pastelera, puedes ponerle una boquilla redonda pero a mí no me hizo falta. Dejé la masa una media hora en la nevera para que la masa estuviera más compacta, pero si no tienes tiempo pruébala a hacerlo directamente.

Precalienta el horno a 180ºC.

Pon en la bandeja de horno el papel sulfurizado, pon la boquilla de la manga a 1 cm de la bandeja y pon una bolita de masa, deja un espacio y vuelve a repetir la operación. Verás que te saldrán unas dos o tres bandejas, dependiendo del tamaño que las hagas.

Una vez que tengas la primera bandeja, pon por encima el queso rallado y un poco de orégano. Hornea durante 25 minutos, después saca del horno y déjalas enfriar encima de una rejilla y sigue con la segunda tanda de gougères.

Ya tienes tu aperitivo perfecto, puedes conservarlos en una caja de galletas.

PIPAS DE CALABAZA AL CURRY

PIPAS DE CALABAZA AL CURRY

pipas de calabaza al curry

Estas pipas de calabaza al curry están deliciosas. Generalmente cuando compramos una calabaza, las solemos tirar pero puedes hacerte un delicioso y crujiente snack con ellas.

Las semillas o pipas de calabaza son especialmente ricas en propiedades emolientes, antiinflamatorias, cardiovasculares, antioxidantes y antiparasitarias.

Las pipas de calabaza son conocidas por sus beneficios para cuidar y proteger la próstata y la vejiga. Ricas en ácidos grasos insaturados y antioxidantes, son un gran aliado para prevenir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Otra de sus propiedades es que ayudan a regular el tránsito intestinal, por lo que su consumo en caso de estreñimiento es casi obligatorio.

Al ser un buen estimulante del páncreas, ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, por eso se aconseja en personas que padecen diabetes.

Ingredientes:

Elaboración:

Para empezar limpia bien las pipas de calabaza retirando toda la carne de la calabaza, para ello ponlas en un colador y bajo el grifo de agua, frótalas y retira todos los restos.

En una cazuela añade agua y sal cuando comience a hervir añade las pipas de calabaza. Tapa la cazuela y déjalas hervir durante 10 minutos.

Finalizado el tiempo, cuela las pepitas y sécalas con un papel de cocina para retirar el exceso de agua.

En una bandeja de horno, pon papel sulfurizado y extiende bien todas las semillas. Rocíalas con aceite (puedes poner el aceite en un difusor) añade el curry y la sal (también puedes ponerle otras especias que te gusten).

Coloca la bandeja en el horno y tuéstalas a 180º durante 15 minutos, hasta que queden doradas. Voltéalas cada 5 minutos para que se tuesten bien. Y finalmente extrae del horno, deja que se enfrien un poco y listas para su consumo.