RIGATONI CON PESTO DE CALABACINES

RIGATONI CON PESTO DE CALABACINES y albahaca

Estos rigatoni quedan espectaculares, la pasta queda suave gracias a la salsa de albahaca y calabacines. Una receta de pasta muy sencilla y rápida de elaborar.
Generalmente hago pasta una vez o dos a la semana, sobretodo el sábado que es cuando estoy haciendo recetas para la web y tengo poco tiempo. Esta receta es ideal para estos momentos y además puedes dejar preparada la salsa con antelación. Te recomiendo que si la preparas antes, la conserves en un tarro de cristal, bien cerrada y en la nevera.
Y si te sobra no lo tires, a una fiambrera y ya tienes la comida para llevarte a la oficina.
La receta original de esta pasta es del libro de Jordi Cruz que para mí es un referente en la cocina y que no me he podido resistir a rendirle homenaje.

ingredientes para el pesto de albahaca y calabacines:

  • 60 gr de albahaca
  • 60 gr de piñones
  • 40 gr de parmesano rallado
  • 2 calabacines
  • 1 dl de aceite de oliva arbequina, sal y pimienta blanca

ingredientes para la pasta:

  • 500 de rigatoni núm. 21
  • 1 hoja de laurel, aceite de oliva y sal

ingredientes para la teja:

  • 100 gr de parmesano grana padano

elaboración de la salsa y la pasta:

Para empezar vamos a elaborar la salsa. Pela y escalda las pieles de los calabacines durante 20 segundos en agua hirviendo. Después escalda las hojas de albahaca durante un par de segundos y enfría todo en agua helada para que no pierdan el color. Escurre y reserva la carne de los calabacines para hacer otras elaboraciones como por ejemplo este pisto manchego.

Tritura la albahaca, los piñones, el parmesano y las pieles de los calabacines hasta obtener una crema fina bien emulsionada. Añade el aceite y salpimenta y si es necesario rectifica.

Cuece la pasta en agua hirviendo con sal, aceite y la hoja de laurel. Deja al dente y enfría con agua helada. Finalmente escurre y reserva.

Mientras se cuece la pasta, ralla el queso hasta obtener una montañita en polvo y espolvorea una capa fina y alargada en una sartén caliente antiadherente a fuego medio. Deja que se funda y  tome un bonito color tostado. Retira de la sartén y coge un extremo de la teja con unas pinzas y tira con suavidad.

Saltea la pasta con un poco de mantequilla, sal, pimienta recién molida y un pellizco de orégano seco. Añade el pesto necesario para cubrirla con una capa fina y da un ligero hervor.

Finalmente vamos a montar el plato, para ello dispón los rigatoni calientes formando una pirámide. Termina decorando con la teja, unas hojas de albahaca y unos piñones.

Sirve caliente y a disfrutar de este maravilloso plato!!!

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *