QUÉ VER EN AMSTERDAM

QUÉ VER EN ÁMSTERDAM
5 (5)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)

QUÉ VER EN ÁMSTERDAM

En este artículo descubrirás qué ver en Ámsterdam, donde comer, que visitar y cómo moverte por la ciudad de los canales y los tulipanes.

Ámsterdam es la capital de los Países Bajos, conocida por su patrimonio artístico, su elaborado sistema de canales, sus bicicletas y sus casas angostas con fachadas de dos aguas, herencias de la Edad de Oro de la ciudad durante el siglo XVII.

Tiene muchos atractivos turísticos, no te vas a aburrir desde luego, pero además tienes cerca otras ciudades de fácil acceso que visitar si tienes más días, como Marken, Volendam, Edam y Zaanse Schans.

cómo llegar al centro de la ciudad:

El Aeropuerto no está muy lejos de la ciudad y tienes muchas formas de llegar. Nosotros fuimos en tren, ya que es la forma más rápida de llegar a la Estación Central de la ciudad. Los billetes los puedes comprar en las máquinas expendedoras del aeropuerto.

Estos trenes salen desde la estación que se encuentra debajo de la terminal de llegadas y operan las 24 horas del día, con una frecuencia de unos 10 minutos durante el día y una hora durante la madrugada. Entre los trenes que puedes elegir está el Intercity direct, que no realiza ninguna parada intermedia, y el Sprinter que tiene parada en Lelylaan y Sloterdijk.

En autobús puedes llegar con las líneas de autobús 397 y la N97, que opera de madrugada.
El autobús 397 o Ámsterdam Airport Express hace el trayecto del aeropuerto hasta el centro.

En transporte privado o taxi es la opción más cómoda pero la más cara también, por eso la descartamos.

Nosotros llegamos de noche a la estación central y pudimos disfrutar mientras íbamos camino a  nuestro hotel NH City Centre Amsterdam, de la ciudad iluminada.

estación central:

La Estación Central se construyó a finales del siglo XIX en estilo neorrenacentista  y la diseñó el mismo arquitecto del Rijksmuseum, de ahí su parecido, se tuvo que construir sobre tres islas artificiales y utilizar más de ocho mil pilares de madera para que aguantará su estructura.

Es la principal estación de trenes de Ámsterdam y a la que llegarás directamente desde el aeropuerto.También tiene una estación de autobús en el piso superior que te permitirá llegar en menos de una hora a los bonitos pueblos de Edam, Volendam, Marken y Zaanse Schans.

Justo delante encontrarás la Basilica de San Nicolas, es el principal templo católico de la ciudad. Es un diseño de Adrianus Bleijs en estilo neobarroco y neorrenacentista entre 1884 y 1887.

los canales:

Si has visitado Venecia te va a recordar esta ciudad a ella, aunque a nivel arquitectónico sea diferente. La ciudad tiene más de 100 kms de canales, 1000 puentes y más de 2000 casas flotantes. Para visitarlos te recomiendo que pasees por los más importantes : Singel, Herengracht, Prinsengracht y Keizersgracht.

casas flotantes:

Las casas flotantes aparecen tras la Segunda Guerra Mundial debido a la escasez de viviendas que existía en la ciudad y los primeros que se hicieron con ellas fueron los hippies. También coincidió en aquel momento que la flota holandesa tuvo necesidad de modernizarse y cientos de barcos cargueros quedaran disponibles para poder ser utilizados como vivienda.

Podrás ver como se vive en ellas en el Houseboat Museum, que lo encontrarás en el canal Prinsengracht, dentro del barrio de Jordaan.

PASEO EN BARCO:

También puedes visitarlos si coges un paseo en barco para visitarlos desde dentro y ver otra perspectiva de la ciudad.  Salen del muelle situado en el número 25 de Prins Hendrikkade y navegan por los canales de Herengracht, Keizersgracht y Prinsengracht. También podrás ver la casa de Ana Frank, la casa de las Cabezas, la iglesia De Duif, el Palacio de Justicia o el curioso Kaasmarktsluis, donde puedes ver 7 puentes perfectamente alineados. Te recomiendo que en este caso lo hagas de noche, porque la ciudad cambia con las luces y los puentes los iluminan.

mercado de las flores:

El mercado flotente o Bloemenmark lo encontraras paseando por el canal Singel.

Se fundó en 1862 y en 1883, pasó a ocupar su ubicación actual, sobre las aguas del canal Singel. Lo curioso es que no está asentado en suelo firme en los muelles del canal, sino que lo hace sobre unas plataformas flotantes atracadas a estos. Esto supone una adaptación del mercado original, ya que los mercaderes traían los distintos productos a través de los canales desde los campos de cultivo y utilizaban sus propias barcas como expositores y tiendas.

Puedes comprar souvenires como bulbos de tulipanes, zuecos y muchas más plantas que encontrarás.  Abierto todos los días de la semana, el horario de apertura de lunes a sábado es de 09:00 a 17:30. Además los domingos también abre en horario de  11:00 a 17:30

munttoren:

Munttoren es una monumental torre que está ubicada sobre la plaza de Muntplein, sobre la desembocadura del canal Singel. También se la conoce como la casa de la moneda ya que se acuñaban las monedas en el siglo XVII.

Se construyó entre 1480 y 1487, por aquel entonces era una de las tres puertas principales de la ciudad, la cual constaba de dos grandes torres. Hoy en día, junto con Schreierstoren y Waag, es una de las pocas pruebas que quedan en pié de la antigua fortificación medieval que rodeaba la ciudad de Amsterdam.

Museo Casa de Anna Frank:

La Casa de Ana Frank está situada a orillas del canal Prinsengracht en el barrio de Joordan. Es una de las visitas más duras y realistas que vais a encontrar en la ciudad. Si queréis visitarla os recomiendo que compréis. las entradas online, ya que allí es imposible entrar, nosotros lo hemos intentado en los dos viajes y ha sido imposible.

Ana Frank fue una de los millones de judíos que fueron perseguidos durante la Segunda Guerra Mundial. En su diario nos cuenta sus pensamientos y los acontecimientos que tuvieron lugar entre julio de 1942 y agosto de 1944. Debido al régimen antijudío establecido por Hitler, la familia Frank intentó protegerse escondiéndose en la parte de detrás del edificio donde tenía un almacén el padre de Ana. Poco tiempo después, se unieron a ellos cuatro personas más. Al cabo de algo más de dos años, alguien los delató y fueron enviados a campos de concentración a los que sólo sobrevivió el padre de Ana, Otto Frank.

Justo enfrente tenéis una iglesia desde donde Ana explicaba en su diario que escuchaba las campanadas de su reloj. Y allí encontraréis la estatua de bronce que le hicieron para homenajearla.

barrio del jordaan

Al salir de la Casa de Anna Frank puedes pasear por el precioso barrio del Joordan, es un barrio de moda con estrechos canales y calles flanqueados por boutiques alternativas, pubs acogedores y restaurantes modernos.

En este antiguo barrio obrero se conservan muchas de las casas del siglo XVII y dar un paseo por sus calles es muy agradable.

Uno de sus atractivos turísticos es la Iglesia de Westerkerk, de estilo renacentista y con una alta torre, perfecta para disfrutar de las vistas de toda la ciudad.

Junto al barrio del Jordaan se encuentran las famosas nueve calles repletas de tiendas exclusivas, galerías de arte, librerías y cafeterías de diseño, perfectas para pasar un rato de compras en Ámsterdam.  La encontrarás entre los canales Singel y Prinsengracht.

molino der otter

Al oeste del distrito de Jordaan podrás ver el Molino Der Otter, se encuentra en la calle Gillis van Ledenberchstraat 78A. De Otter es un molino de postes (paltrok) y no solo es el único aserradero de madera de este tipo que aún está en funcionamiento, sino que también es el más antiguo.

Construido en 1631 como parte de un grupo de 12 aserraderos de viento en las afueras de Ámsterdam. Pero la mayoría de ellos cayeron víctimas de la expansión de la ciudad de Ámsterdam durante los siglos siguientes. En 1928, De Otter fue desmantelado y sirvió como almacén. En 1977 fue incluido en la lista de monumentos y fue restaurado en 1996

Plaza Dam

La Plaza Dam es uno de los lugares más importantes de la ciudad y con más ambiente que ver en Ámsterdam. En ella encontrarás el Palacio Real, la Nieuwe Kerk (Iglesia Nueva), el Museo de cera de Madame Taussauds y la tienda de lujo De Bijenkorf.

En el centro de la Plaza Dam se alza el Monumento Nacional, un obelisco de 22 metros de altura que fue construido en homenaje a los soldados holandeses caídos en la Segunda Guerra Mundial. Es lugar de encuentro de muchos turistas o si coges una excursión para ver la ciudad lo usan de punto de encuentro.

Muy cerca de allí encontrarás la galería comercial Beurspassage, es una travesía cubierta y abovedada llena de tiendas que destaca por la originalísima decoración. Desde el techo abovedado, hasta las paredes llenas de espejos, desde el suelo de granito y la serie completa de candelabros a los pintorescos anuncios publicitarios

Canal Damrak

Es uno de los lugares más instagrameables de Amsterdam, así que no te puedes perder la visita al Canal Damrak. Tanto de día como de noche te vas a quedar hipnotizado con la imagen de las casas tradicionales holandesas y su reflejo en el agua.

Desde este punto también puedes hacer el paseo en barco, ya que se encuentran muchos muelles con esta oferta y otras excursiones.

el barrio rojo:

Es uno de los barrios más famosos de la ciudad por su vida nocturna, sex shops, luces rojas y escaparates abiertos en los que las prostitutas ofrecen sus servicios, ya que allí la prostitución es legal, siempre me ha resultado impactante. Por favor sobretodo mantener el respeto a las personas que trabajan allí, no olvidemos que son seres humanos.

Lo encontrarás entre los canales  Voorburgwal y Achterburgwal, muy cerca de Oude Kerk, el edificio más antiguo de Amsterdam.

También justo delante de esta iglesia encontrarás la estatua conmemorativa a la prostitución, BELLE. El monumento representa a una mujer apoyada en el umbral de la puerta, mirando al frente con confianza y sin pedir disculpas. La placa de la base reza: “RESPETO A LAS TRABAJADORAS DEL SEXO DE TODO EL MUNDO”.

En el barrio rojo también encontrarás muchos Coffee Shops donde es legal el consumo de marihuana u otros productos derivados del cannabis. Para acceder al interior de cualquiera de estos locales solo tienes que tener más de 18 años y tener en cuenta que el límite de marihuana que se puede comprar son 5 gramos por persona al día. Entre los más conocidos se encuentran el Hunter´s Café, Bulldog, Abraxas, Dampkring, Boerejongens o Barney´s

Begijnhof:

Begijnhof es un conjunto de elegantes casas que fue fundado en 1346 para albergar una hermandad femenina católica laica: las beguinas. El beatario es del siglo XIV y es un rincón precioso que no puedes perderte.

Además en el número 34 de este bonito vecindario se encuentra la casa más antigua de Ámsterdam, data de principios del siglo XVI y es una de las dos únicas casas que quedan en la ciudad con fachada de madera. Las casas de madera fueron prohibidas en Ámsterdam en 1521 por el peligro de incendio.

La entrada es gratuita, pero se pide sobretodo silencio para no molestar a los vecinos.

Casas danzantes:

Estas tradicionales casas del siglo XVII y otras del centro histórico están torcidas producto del pobre estado de sus cimientos que hacen necesario tenerlas apuntaladas por seguridad. Otro aspecto es la inclinación hacía delante que está perfectamente estudiada para poder subir con mayor facilidad muebles y grandes paquetes a través de una polea situada en la parte más alta.

Para tener las mejores vistas puedes hacerlo acercándote al puente Staalmeestersbrug y bajando hacia el canal Binnenamstel, así tendrás la vista frontal de las casas y podrás observar su inclinación hacia los lados.

Zuiderkerk:

QUÉ VER EN AMSTERDAM

Volviendo al puente Staalmeestersbrug, tendrás una bonita vista de Zuiderkerk,  la primera iglesia levantada para los protestantes, de estilo renacentista, data del siglo XVII. Jugó un papel muy importante en la vida de Rembrandt ya que su casa se encontraba muy cerca. De hecho, sus tres hijos fueron enterrados en Zuiderkerk. Su cúpula es de una singular belleza al igual que su reloj y el carrillón y su torre ofrece unas vistas panorámicas impresionantes de la ciudad.

También encontramos referencias de esta iglesia en un cuadro de Monet.

dónde alojarse:

Nosotros nos alojamos muy cerca de la plaza Spui, una zona muy animada de restaurantes, bares, comercios y cafeterías. El hotel fue el NH City Centre Amsterdam, pero puedes encontrar una gran oferta hotelera por esa zona.

En la Plaza Spui se alza una pequeña estatua llamada Het Lieverdje, que representa a la juventud de Ámsterdam.

Muy cerca de allí tienes el barrio de Begijnhof del que os he hablado antes.

dónde comer:

En la ciudad vais a encontrar una gran oferta de restauración, desde sitios con Estrella Michelín, hasta comida tradicional o comida rápida. Dependiendo de donde quieras ir y de tu bolsillo, te recomiendo que reserves, ya que los lugares más famosos pueden no tener mesa o tener más de una hora de cola.

Lo que más me sorprendió es que hay una gran variedad de comida internacional, casi más que sitios propios de su gastronomía, así que no creo que tengas problema en encontrar algo que te guste.

  • De Blauve Hollander:

Es un restaurante en el que podrás comer platos tradicionales holandeses. Tiene una carta variada y un precio aceptable.

  • Restobar Rouhi: 

Fuimos a comer el último día porque estaba muy cerca del hotel y nos sorprendieron para bien sus platos. Se trata de un restaurante de cocina asiática con un toque moderno y el local es muy bonito. Justo delante tienes una tienda de Rituals si quieres hacer alguna compra.

  • Tapas Bar Català:

Aquí fuimos a parar la primera noche, no era nuestra idea probar la gastronomía de nuestro país en Ámsterdam, pero llegamos al hotel a las 23 h y ya no nos daban de cenar en ningún otro sitio. La verdad es que nos sorprendió para bien, el local es curioso ya que la carta está en catalán y hay muchas referencias a Cataluña.

  • Las patatas fritas de Vleminckx:

Los fanáticos de las patatas fritas dicen que en Vleminckx se hacen las mejores de Holanda y por ello puedes encontrarte una larga cola dependiendo de la hora.

Está ubicado en el centro histórico de Ámsterdam, en Voetboogstraat 31.

Las patatas fritas de Vleminckx tienen un sabor casero. Dicen que las fríen, luego las congelan y las vuelven a freír cuando el cliente las pide. Ese puede ser el secreto de su sabor natural y su crocante único. Las venden en cucuruchos de tres tamaños: pequeño, mediano y grande y vienen acompañadas de una salsa a tu elección, tienen unas 25 clases diferentes.

  • Tiendas de quesos: 

Si eres amante de los quesos como yo, no puedes dejar de entrar en algunas de sus tiendas para degustarlos. Hay una gran variedad sobretodo del Edam y Gouda, pero encontrarás muchos más productos que podrás llevarte a casa o como souvenir.

  • Van Wonderen Stroopwafels: 

Es uno de los sitios que se ha puesto de moda gracias a las RRSS y que hace que se aglutinen un montón de personas a todas horas para probar sus famosos stroopwafels. He de admitir que están buenos, pero has de comerlos con hambre, ya que llenan bastante, vamos que el nivel de azúcar se te dispara por los aires. La tienda es muy pequeña, has de hacer una cola para pagar, te dan un número y después la cola hasta que te lo sirven, ya que los hacen al momento en función de tu elección de sabor. Avisado quedas de que dependiendo de la hora, puedes estar más de una hora de cola, por lo que si no vas sobrado de tiempo te aconsejo que los pruebes en otro sitio como en Firma Stroop (ubicado al lado del mercado de las flores y cerca de Munttoren).

Y hasta aquí mi artículo de “Qué ver en Ámsterdam”, solo una última recomendación, para volver al aeropuerto nos dirigimos a la estación central. No había tren directo, pero desde la misma estación cogimos el metro hasta la parada de Zuid y allí ya pudimos coger el tren que nos llevó al aeropuerto. Tardamos unos 30 minutos y el billete te sirve para los dos transportes.

Published by

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.