POLLO AL LIMÓN ESTILO CHINO

POLLO AL LIMÓN ESTILO CHINO

POLLO AL LIMÓN ESTILO CHINO

Siempre que íbamos a comer al asiático que hay cerca de casa me decía lo mismo, he de aprender a elaborar este pollo al limón estilo chino. Pero cuando salía del restaurante se me olvidaba, hasta la próxima vez que volvía, no sé si a vosotros os pasa con otro tipo de platos. Así que un día que en casa me pidieron ir a comer al asiático por antojo de su pollo, pensé esta vez lo hago y así fue. La verdad es que la salsa queda incluso más rica que la que te sirven ellos, así que desde entonces esta receta se repite en casa y siempre queda perfecta.

No se necesita ni mucho tiempo ni tampoco muchos ingredientes, por lo que no tienes excusa para no prepararla y decirme que te ha parecido.

Y si buscas más recetas asiáticas no puedes perderte este wok de verduras y langostinos con curry rojo  que te va a encantar.

ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo
  • 2 limones
  • 100 ml de caldo de pollo
  • 50 ml de salsa de soja
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de maicena
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • Aceite para freír el pollo

elaboración:

Para empezar pon a marinar las pechugas de pollo cortadas a filetes, en la salsa de soja, este paso hazlo media hora antes de hacer la salsa.

A continuación vamos a preparar la salsa, para ello corta los limones por la mitad, guarda alguna rodaja para decorar y exprímelos. En un cazo pon ese zumo de limón, junto con el azúcar, el caldo (reserva un vaso) y calienta a fuego lento. En ese vaso de caldo pon una cucharada de maicena y deja que se deshaga totalmente hasta que queden sin grumos.  Pon esta mezcla en el cazo y remueve hasta que espese.

Bate el huevo y añade la otra cucharada de maicena, mezcla hasta que quede integrada. Reboza las pechugas de pollo con este rebozado. En una sartén pon un buen chorro de aceite y fríe las pechugas hasta que queden doradas. Déjalas sobre un plato con papel absorbente para eliminar ese exceso tan desagradable a aceite.

Pon las pechugas sobre una tabla de corta y haz finas tiras con ellas. En un plazo pon las tiras de pechuga y una pequeña salsera con la salsa, decora con unas rodajas de limón o unas virutas de la corteza.

Sirve inmediatamente para que se conserve caliente y si quieres puedes acompañarlo de un buen arroz blanco o con curry.

CROQUETAS DE COCIDO

CROQUETAS DE COCIDO

CROQUETAS DE COCIDO

Estas croquetas de cocido son ideales cuando tras hacer el plato de cocido te quedan restos de carne y no sabes que hacer con ella. A mi particularmente son de las croquetas que más me gustan, ya que el sabor del cocido lo encuentro muy acentuado en las croquetas y como es uno de mis platos preferidos, pues como no me van a gustar ¿no?

Si te han sobrado garbanzos, también puedes improvisar haciendo un hummus con ellos y así ya tienes dos entrantes ideales.

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 6 0 7 cucharas soperas de harina
  • Resto de carne del cocido
  • Leche entera
  • Pan rallado
  • 2 Huevos
  • Aceite de oliva suave o de girasol
  • Sal

Elaboración:

Empieza pelando y rallando la cebolla. En una sartén pon la cebolla y sofríe.

Añade la harina y tuesta junto a la cebolla, no dejes de moverla, evitaras que se queme.

Cuando ya tenga un color doradito, añade la leche hasta obtener una bechamel.

Ahora añade la carne del cocido una vez que le quites los huesos, ternillas, nervios o piel. Mezcla todo bien.

Guarda la masa en un plato hondo o un bol y tápalo con film de tal manera que el film toque la masa para evitar que se ponga dura. Has de dejar enfriar la masa, así que por la tarde puedes hacerlas o dejarlas en la nevera hasta el día siguiente (te aguantan sin hacer un par de días).

Una vez fría la masa, pon en un plato el pan rallado, en otro plato hondo bate el huevo.

Con ayuda de dos cucharas coge una cucharada de la masa y boléala hasta que tenga la forma deseada, alargada o redonda. También puedes hacerlo con las manos.

Pasa la croqueta por el huevo batido y después por el pan rallado. Ves poniendo todas las croquetas rebozadas en otro plato hasta acabar la masa.

En una sartén con abundante aceite pon a freír las croquetas, ves dándoles la vuelta y cuando ya estén doradas por todos los lados.

Finalmente pon en un plato cubierto con papel absorbente las croquetas ya doradas, de esta manera irán expulsando el aceite sobrante.

CONSEJOS:

Si haces muchas no hagas una pila con ellas, ponlas en diferentes platos porque necesitan expulsar el aceite que te comentaba antes.

Déjalas reposar un par de minutos para que la masa se asiente y comer calientes.

CROQUETAS DE COCIDO