TARTA DE QUESO SIN GLUTEN

TARTA DE QUESO SIN GLUTEN

TARTA DE QUESO SIN GLUTEN

Esta tarta de queso sin gluten te va a encantar, es fácil y queda espectacular. Cuando tienes alguien en la familia celiaco se convierte todo un reto preparar platos que puedan comer si no conoces mucho el sector alimentario sin gluten. La pena para las personas que necesitan una alimentación adecuada para ellos, es que la comida muchas veces no se parece para nada a la comida tradicional, además de que todo es mucho más caro para ellos. No voy a entrar en el debate de que creo que se debería de subvencionar este tipo de alimentos o por lo menos que estuvieran al mismo coste que los convencionales, pero si que voy a intentar pensar en todas esas personas que lo padecen e incluir en mi recetario más platos o postres pensados para ellos.

INGREDIENTES para la tarta de queso sin gluten:

  • 1 kg de queso Philadelphia
  • 500 ml de nata con un 35% de materia grasa
  • 5 huevos tamaño L
  • 350 gr de azúcar
  • 30 gr de maicena

INGREDIENTES PARA LA MERMELADA:

  • 500 gr de fresas
  • 500 gr de azúcar
  • 1 cucharada de zumo de limón

ELABORACIÓN de la tarta de queso:

Para elaborar esta genial tarta de queso, seguiremos estos sencillos pasos.

Precalienta el horno a 200º.

Si no utilizas un molde de silicona, has de engrasarlo primero con mantequilla o con un spray desmoldante.

Tamiza la maicena y mezcla todos los ingredientes de la receta en la batidora o robot de cocina hasta que queden totalmente integrados.

Vierte dentro del molde la mezcla anterior y hornea durante 60 minutos a 180º, si ves que finalizado el tiempo no se ha dorado por encima, sube un poco la temperatura, no más de 200º y dórala un par de minutos más.

Cuando saques la tarta de queso del horno, verás que la tarta se mueve, como si estuviera cruda pero no te preocupes que te quedará perfecta. Deja enfriar completamente sin desmoldar, sobre una encimera y finaliza su enfriamiento en la nevera. Yo la consumí al día siguiente.

elaboración de la mermelada:

Limpia las fresas y las troceas. Reserva algunas para la decoración y pon todos los ingredientes para la mermelada en el robot y sin el tapón, programa manualmente velocidad 2, 90º, 30 minutos.

Si no tienes robot de cocina lo puedes hacer en un cazo, a fuego medio-bajo, deja que se reduzca el líquido del limón y el agua que suelta las fresas. Después tritura el conjunto y si quieres puedes colarlo (si no quieres encontrar pepitas).

La dejamos enfriar y extendemos una buena capa encima del pastel. Después la decoramos con fresas o frambuesas.

Si buscas más recetas sin gluten no te pierdas el pollo al limón estilo chino 

TARTA DE SANTIAGO

TARTA DE SANTIAGO

TARTA DE SANTIAGO

Esta tarta de Santiago es de las que más gustan en casa, junto con la tarta de queso también. Esta tarta tiene es un gran sabor a almendra y limón que le da un toque muy característico.

La Tarta de Santiago es una tarta tradicional y aromática de Galicia, la cuál se desconoce su origen.

No se sabe nada acerca del consumo de almendra en Galicia durante la Edad Media, pero es también conocido que este alimento era un lujo reservado a pocos. La primera noticia de esta tarta es en el año 1577 durante una visita de Pedro de Porto a la Universidad de Santiago aunque por aquel entonces era denominada “torta real”.

El origen de la Cruz de Santiago representada en su superficie data de 1924, en que la compostelana «Casa Mora» comienza a adornar las tartas de almendra con la que sería su silueta y emblema.

Puedes servirla tras las comidas con un café, aunque hay quien la degusta acompañada con un vino dulce.

Y ahora vamos a elaborar esta rica y deliciosa tarta de Santiago!!

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 200 gr de almendra molida cruda
  • 200 gr de azúcar
  • Ralladura de 1 limón pequeño
  • Media cucharita de café de canela molida
  • Azúcar glass para decorar

Elaboración:

Para empezar batir los huevos junto con el azúcar hasta blanquearlos. Añadir la ralladura del limón y la canela y mezclar bien.

Agregar la almendra molida y mezclar de nuevo. Has de conseguir una masa suave, sin grumos y brillante.

Engrasar un molde con mantequilla o con spray anti-adherente y verter la preparación en el molde.

Finalmente hornear en la parte central del horno a 180º durante 25-30 minutos. Ya sabes que cada horno es diferente, así que a partir del minuto 20 te aconsejo que lo vigiles.