CHÂTEAU L'HOSPITALET

CHÂTEAU L’HOSPITALET

CHÂTEAU L’HOSPITALET

Cuando me he puesto a escribir este artículo sobre el Château l’Hospitalet, me ha sido difícil elegir las palabras adecuadas, escoger una imagen para la portada y saber como transmitir mi experiencia. Creo que cuando te pasa todo esto junto, se debe a que las palabras se quedan cortas para hablar de este bonito lugar.

como llegar con renfe-sncf:

Gracias a Renfe -SNCF y su tren de alta velocidad, pudimos llegar a la ciudad de Narbonne (Francia) en apenas dos horas. Este tren te ofrece la posibilidad de viajar cómodamente, sin esperas y haciendo el trayecto del centro de la ciudad de origen, al centro de la ciudad de destino.

En sus vagones hay acogedores asientos, algunos con mesas para trabajar cómodamente, también cuenta con un vagón restaurante y movilidad entre los coches. Además el grupo #cocinados, pudimos disfrutar del vagón preferente, el cual te ofrece toda la privacidad para hablar y organizar los tres días que teníamos por delante, con el mayor confort.

Llegamos a la región del Rosellón-Languedoc donde casi llegando a nuestro destino, vemos unos paisajes preciosos y en algún momento rodeados por las marismas, vemos como el sol desciende haciendo brillar los colores del otoño.

Una vez que llegamos a Narbonne, nos esperaba nuestro chofer y recorremos los 11 kms entre campos, pinares y viñedos hasta llegar a nuestro hotel, ubicado entre la urbe de la ciudad y la playa.

llegada al CHÂTEAU L’HOSPITALET:

Llegamos justo al atardecer y la puesta de sol entre viñedos te hace cortar la respiración ante tanta belleza. Giras tu vista y ves el hotel. La primera sensación es de paz, descanso, relax y ganas de pasear y descubrir todos sus rincones.

El Châteu l’Hopitalet junto a su viñedo, es un lugar único, rodeado por unas 1000 hectáreas de viñas y garriga.

Este confortable hotel rural de 38 habitaciones, renovado en 2016, es encantador, con un estilo rústico de casa de campo, sin artificios, rodea un gran patio central. Justamente yo tuve la suerte de hospedarme en una de esas tranquilas habitaciones, donde el patio lo tenía a la salida de mi habitación y que la vista me llevaba hasta la colina de viñedos.

El hotel es parte del patrimonio de Gérard Bertrand y la historia, el trabajo, el mar, la tierra, todo se respira en este bello lugar.

gérard bertrand:

Gérard apenas contaba con diez años cuando en el año 1975 contribuyó modestamente a vinificar su primera cosecha. Su pequeña estatura entonces, le permitía meterse dentro de las cubas, limpiarlas, seleccionar la uva y vaciar las compuertas. Su padre le deja un mensaje que hoy en día recuerda con cariño “Gérard, date cuenta de la suerte que tienes, porque a los cincuenta años tendrás cuarenta de experiencia”. Quién le iba a decir que su vida daría un giro antes de lo esperado, cuando su padre fallece en un accidente de tráfico y él apenas cuenta con veintidós años.

Gérard viticultor emblemático del Languedoc-Roselló, se pone al frente del negocio demostrando ser un emprendedor talentoso, creativo y brillante. Según él el mejor camino para elaborar grandes vinos pasa por una viticultura que escuche la naturaleza y respete a las generaciones futuras, además fomenta la agricultura biodinámica en sus viñedos, siendo actualmente en uno de los principales productores mundiales en este ámbito.

cata de vinos:

A nuestra llegada nos recibe Katia Daguet la Asistente de dirección de Gérard Bertrand, muy amablemente nos explica el funcionamiento del hotel y nos acompaña durante toda la primera noche.  Dejamos nuestras pertenencias en la habitación  y pasamos a una sala del restaurante del hotel para hacer una cata de vinos dirigida por Enguerrand, responsable de enoturismo y sommelier del Château. Él nos fue explicando los vinos que íbamos a degustar a continuación, con toda clase de detalles y dándonos una clase magistral sobre sus vinos.

Pudimos degustar los siguientes vinos:

  • Gris Blanc 2015:

    Un rosado con un original perfil, de color rosa muy pálido con matices grises y blancos. En nariz se mezclan aromas muy dulces de frutas rojas. En boca, un ligero perlado otorga al vino toda su frescura y exalta el sabor de la fruta. El final, elegante, se desarrolla con una nota fresca y mineral.

  • Diving Into Hampton Water: 

    Este vino seco de color rosa salmón tiene un aspecto floral medio. Con aromas frutales y minerales, ofrece una textura esbelta.  Fue de los que más me gustó de la cata.

  • Domaine de l’Estagnere: 

    Un vino muy fresco con aromas complejos que van desde los cítricos como el pomelo hasta la fruta tropical como la piña. El final es refrescante y agrio con notas de pasteles y agradables sabores florales.

  • Château l’Hospitalet Grand Vin Blanco: 

    Capa oro, de un amarillo pálido. Nariz potente y fresca. Aromas de cítricos y frutas de pulpa blanca (pera y membrillo), perfumes de garriga y anís, y notas de almendra tostada. Boca de gran finura y buena mineralidad, notas yodadas con toques de pimienta blanca y sílex. Final de gran frescor con notas de miel de acacia.

  • Domaine de Villemajou: 

    Una capa de un granate profundo, un buqué complejo en el que se combinan notas de frutas en compota, especias suaves, cuero y torrefacción. La boca es amplia y redonda, con taninos redondeados, gran potencial de envejecimiento.

  •  Chateau l’Hospitalet Grand Vin Tinto: 

    La capa es de color rubí brillante. La nariz, intensa, está dominada por aromas de especias y frutas rojas (fresa). La boca presenta taninos sedosos y finos que acentúan la frescura afrutada de este vino. Este vino carnoso, armonioso, de elegante estructura, se puede beber desde el primer momento y presagia un futuro de lo más prometedor.

el restaurante l’art de vivre:

Llaurent Chabert es el Chef que dirige el restaurante l’Art de Vivre y con una cuidada carta, donde destaca su cocina regional con los productos locales como carnes, productos del mar, frutas y verduras respetando la estación de los mismos. Además cuenta con huerto propio, por lo que muchas de sus verduras y hierbas aromáticas son de máxima frescura.

Aprovechamos que ya habíamos realizado la cata para poder volver a tomar sus vinos y maridar los magníficos platos que nos sirvieron.

los platos:

  • Risotto crujiente de avena con tomate y mejorana, emulsión y gazpacho.
  • Lomo de corvina “Label Rouge” en corteza de tomillo limón, remolacha, jugo de espinas.
  • Tarta de pistacho y frutas exóticas

consejos:

  • Si visitas este maravilloso hotel os recomiendo hacerlo en la temporada de la vendimia. Aproximadamente a mediados de septiembre.
  • El Château l’Hospitalet se anima cada viernes al ritmo del Jazz, tenlo en cuenta para tu reserva.
  • Organizan la fiesta de la poda de la viña en el mes de Diciembre
  •  En el mes de julio organizan el Jazz Festival donde artistas franceses e internacionales, actúan en directo para unos exclusivos 1500 espectadores.
  •  Por último, no te pierdas la oportunidad de ver amanecer desde la colina que hay próxima al hotel. El espectáculo con el mar de fondo es único e irrepetible.

datos de contacto:

CHÂTEAU L`HOSPITALET

Route de Narbonne Plage
11100 NARBONNE
http://www.chateau-hospitalet.com/en/

Telf.: +33 (0) 4 68 45 28 50

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *